Portal independiente de noticias sobre vino, enoturismo, agricultura y gastronomía
de la región de Montilla-Moriles y otras zonas productoras

Asaja emplaza al nuevo Gobierno a esforzarse "con su presidente a la cabeza" por que la PAC no pierda presupuesto

SEVILLA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Asaja-Andalucía, Ricardo Serra, ha abogado este martes por que el nuevo Gobierno que dirige el socialista Pedro Sánchez centre "todo

el esfuerzo, con su presidente a la cabeza", en "lograr que el presupuesto europeo de la Política Agraria Común (PAC) se mantenga en los mismos niveles del marco actual".

Serra ha comparecido este martes ante el grupo de trabajo sobre la PAC creado el pasado mes de septiembre en el Parlamento de Andalucía, donde ha instado a los parlamentarios autonómicos a trasladar a sus grupos políticos y al Gobierno de España que "la prioridad absoluta en este momento, en el que Bruselas negocia aún el presupuesto para el marco comunitario 2021-2027, es lograr a toda costa que al menos se mantenga la ficha financiera para la PAC, una política vital para el campo andaluz y español".

Según ha explicado Asaja en una nota, la propuesta presupuestaria que presentó la Comisión Europea en mayo de 2018 recorta el presupuesto de la PAC en un 5% en precios corrientes --los pagos directos sufren una reducción del 4% y los fondos para el Desarrollo Rural experimentan un recorte del 15%--, con lo que "será imposible mantener el alto nivel de exigencias que la Comisión Europea pretende fijar a los agricultores y ganaderos a partir de 2021".

Por ello, y dado que esta propuesta es aún negociable, Asaja-Andalucía sostiene que "todo el esfuerzo del nuevo Gobierno de España, con su presidente a la cabeza, debe centrarse en lograr que el presupuesto europeo de la PAC se mantenga en los mismos niveles del marco actual".

Serra ha subrayado que "la Política Agraria Común permite que retornen a España en torno a 6.800 millones de euros anuales, de los que Andalucía, primera región del país por su potencial productivo y su número de agricultores, percibe más de 1.800 millones".

Desde Asaja inciden en que hasta que no esté aprobado el nuevo presupuesto europeo para el periodo 2021-2027 no se aprobará la propuesta de reforma de la PAC, si bien, y pese a que se desconoce aún el presupuesto definitivo, la propuesta de la PAC, que se presentó en junio de 2018, se sigue negociando, toda vez que ya han tomado posesión de sus cargos los nuevos parlamentarios europeos y la nueva Comisión.

A este respecto, el presidente de Asaja-Andalucía ha criticado la "complejidad" de la propuesta de reforma, con su arquitectura medioambiental --reforzada por el nuevo 'Pacto Verde' y la estrategia europea "de la granja a la mesa"--, y con "la amenaza de renacionalización que entraña esta reforma y que nos conduce a una PAC cada vez menos común".

El presidente de Asaja-Andalucía lamenta que la propuesta de reforma "se olvide del origen y fin último de la PAC, la producción de alimentos", según ha opinado, antes de agregar que "sólo así se explica que la propuesta no afronte el grave problema de los precios agrícolas y persista en el desmantelamiento de los mecanismos de gestión de mercados".

"ASPECTOS CLAVES" DE LA REFORMA

Según Asaja, además del propio presupuesto, hay varios "aspectos clave" en los que el Gobierno y el Parlamento de Andalucía deberían incidir para que la reforma suponga "una garantía para la continuidad de la actividad y del empleo en las explotaciones agrarias andaluzas".

Entre ellos, la organización agraria cita "el mantenimiento del modelo de regiones agronómicas y derechos de pago, la defensa de la actividad agraria real, el mantenimiento de los pagos acoplados a la ganadería y a sectores con una dificultad especial", y "el mantenimiento del apoyo sectorial en el sector de las frutas y hortalizas a través de las ayudas a las organizaciones de productores".

También, "el apoyo complementario a los jóvenes agricultores en el marco de las ayudas directas, el rechazo al 'capping' y la degresividad, por sus efectos contraproducentes sobre el empleo; la innovación y la inversión, la actualización y mejora de los mecanismos de regulación y gestión de mercados, el reequilibrio de la cadena alimentaria, reforzando el peso de la producción; la mesura y la proporcionalidad en la adopción de las nuevas exigencias verdes que plantean los eco-esquemas, y el incremento del apoyo a la innovación, apostando sin tibieza ni complejos por la biotecnología y el I+D en sanidad vegetal".

En el capítulo de pagos directos, el mantenimiento del modelo de regiones agronómicas y derechos de pago con convergencia interna por aproximación en cada una de esas regiones agronómicas constituye "un aspecto irrenunciable para Andalucía", según Asaja-A, cuyo presidente ha subrayado que "el sistema de pagos directos basado en derechos y regiones permite una mejor adaptación a las características agrarias y ambientales del territorio, evitando que se produzcan trasvases significativos de fondos entre regiones y tipos de cultivo".

Así --según ha continuado-- quedó recogido "literalmente" en la Declaración Institucional de Andalucía ante la PAC 'post 2020' suscrita por todas las organizaciones profesionales agrarias y Cooperativas junto con la Consejería de Agricultura en septiembre de 2018, una declaración que fue ratificada por el Parlamento de Andalucía.

El presidente de Asaja-Andalucía, si bien valora el "interés de Bruselas en reconocer la contribución de la agricultura al mantenimiento del medio ambiente y el paisaje y a la lucha contra el cambio climático", ha reivindicado también "más atención al papel protagonista que tiene el sector en la producción de alimentos", función para la que, según ha argumentado, "cada día resulta imprescindible contar con el concurso de un agricultor o un ganadero, y es esta tarea de producir alimentos la que mueve cada día a miles de agricultores y ganaderos andaluces, españoles y europeos a trabajar, a mejorar y a invertir en sus explotaciones".

Ricardo Serra ha pedido la implicación de los parlamentarios andaluces y su colaboración para "evitar la difusión de bulos alimentarios y para concienciar a toda la población de las garantías que conlleva el consumo de alimentos producidos en la UE, donde contamos con el mejor sistema de producción del mundo, fruto del esfuerzo de los agricultores y ganaderos sujetos a un estricto sistema de control, con unas normas de sanidad animal y vegetal muy rigurosas que garantizan la salubridad y la inocuidad del 99,99% de los alimentos producidos en Europa", según ha finalizado.

© Vino y Vinagre de Montilla Moriles