Mostrando artículos por etiqueta: cooperativas

Con motivo del Día Internacional de la Juventud, que se celebra cada 12 de agosto desde 1999, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha puesto en marcha una campaña de visibilización para dar a conocer historias de jóvenes cooperativistas que optaron por la agricultura y la ganadería como medio de vida. Los participantes en esta iniciativa ya son parte del relevo generacional del campo andaluz, “savia nueva que trae innovación al sector agroalimentario y fijación al medio rural, el referente para impulsar una agricultura y una ganadería más competitiva y para acabar con la Andalucía vaciada”, señala el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Juan Rafael Leal Rubio.


El impulso del relevo generacional es una de las líneas estratégicas de la federación andaluza, motivo por el que hace unos meses creó el Grupo de Trabajo de Jóvenes, formado por profesionales del sector, en representación de cada una de las provincias y de la mayoría de los sectores productivos. El grupo trabajará para imprimir ritmo a la incorporación de jóvenes a la actividad agraria, asegurar su permanencia en la misma y promover su acceso a los consejos rectores, con edades medias muy avanzadas en la actualidad.

A modo de presentación, a lo largo de este día, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía va a lanzar ocho vídeos en los que los integrantes del Grupo de Trabajo de Jóvenes destacan la satisfacción de trabajar en una explotación propia y formar parte de un sector esencial como el agroalimentario, motor de la economía rural y garante de la supervivencia de los pueblos andaluces. Estos jóvenes, vinculados todos al modelo cooperativo, insisten en la necesidad de seguir atrayendo talento a la agricultura y la ganadería para avanzar en innovación e incorporar nuevas ideas al seno de las cooperativas agroalimentarias.

Pese a las amplias oportunidades laborales que ofrecer el sector agrario, la juventud agraria insta a las administraciones a velar por la competitividad de la actividad agrícola y ganadera. En este sentido, insiste en la necesidad de fomentar con programas y ayudas la incorporación de nuevos profesionales al campo y recuerda que el relevo generacional no se conseguirá si no se vela por la rentabilidad de las explotaciones. Asimismo, solicitan a las instituciones el impulso se actividades que valoricen y dignifiquen la agricultura y la ganadería en las escuelas y en las universidades.

Esta acción se enmarca dentro del ‘Plan de fomento de la participación de jóvenes en el sector cooperativo agroalimentario y de lucha contra la despoblación del medio rural’, dentro de las actuaciones del Programa de Asistencia Técnica 2021 recogidas en el convenio del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y Cooperativas Agro-alimentarias de España, a través del cual se desarrollan actividades de mejora de la competitividad y modernización de las cooperativas agroalimentarias y la formación, igualdad y relevo generacional en consejos rectores. Además de esta campaña de comunicación, la federación andaluza trabaja en la organización de una jornada sensibilización para promover la incorporación jóvenes a la agricultura y la ganadería. La campaña de visibilización con motivo del Día Internacional de la Juventud que se suma a otras iniciativas de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía para dar a conocer las oportunidades laborales de la agricultura y la ganadería andaluzas, como son los desayunos saludables en los colegios o el fomento de las prácticas en empresas a través de convenios con universidades y centros de formación.

Las cooperativas vitivinícolas del marco Montilla-Moriles, que representan más del 60% de la producción de la zona, reclaman un plan estratégico para impulsar la comercialización de sus vinos y garantizar la supervivencia de un sector dimensionado y profesionalizado. Así se lo han trasladado hoy al presidente del Consejo Regulador, Javier Martín, en una reunión mantenida para analizar la difícil situación por la que atraviesan los viticultores de la provincia.

Córdoba ha perdido en los últimos años más de la mitad de sus cooperativas vitivinícolas. De las más de veinte cooperativas que había en los años 80, en la actualidad “sobreviven con muchas dificultades ocho cooperativas, que producen 24,6 millones de kilos de uva, el 63% del marco”, explica el presidente sectorial de Cooperativas Agro-alimentarias de Córdoba, Francisco Fernández.

«LAS GENERACIONES MÁS JÓVENES MUESTRAN POCO INTERÉS POR LA VID»

La merma del número de operadores se debe a varios factores. El primero de ellos es la escasa rentabilidad de las viñas, frente a la fuerte competencia del olivar, como cultivo alternativo, que ha provocado una pérdida incesante de superficie de viñedo durante estos años. Así, mientras que las ocho cooperativas que hoy siguen elaborando sus vinos llegaron a contar con más 3.000 productores en sus mejores tiempos, con una superficie total de más de 20.000 hectáreas cultivadas en el marco, en la actualidad apenas suman 1.500 socios activos y la superficie cultivada apenas alcanza las 5.000 hectáreas. Una caída que el representante sectorial teme que vaya a más por la falta de relevo generacional y “el poco interés que muestran las generaciones más jóvenes hacia la vid y su preferencia hacia otros cultivos más rentables”.

El segundo es el consumo cada vez más reducido de los clásicos vinos, tendencia que la crisis sanitaria del Covid-19 y el cierre del canal Horeca no han hecho más que agravar. “Los caldos de Montilla-Moriles son organolépticamente complejos y su alta graduación no está actualizada a las nuevas demandas”, argumenta Francisco Fernández. A ello hay que sumar la elevada producción del marco, con respecto al consumo existente, así como la falta de un potencial económico suficiente para desarrollar una estrategia de marketing y comunicación que valorice los vinos producidos en Córdoba.

Por todo ello, las cooperativas vitivinícolas del marco han solicitado a la Denominación de Origen una actualización de la situación del sector del vino cordobés y una hoja de ruta en la que se trabaje en las nuevas tendencias de consumo, en los formatos, en la digitalización del sector y en nuevos canales de venta con el objetivo de garantizar la rentabilidad y competitividad de las bodegas cooperativas de Montilla-Moriles.

Cooperativa La Palma ha sido galardonada como “Cooperativa del Año” en la VI edición de los Premios de Cooperativas Agro-alimentarias de España, presididos por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas y el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Angel Villafranca.  

El jurado concede por unanimidad este relevante premio a Granada La Palma, valorando su importancia en el territorio, con más de 700 agricultores, 1.200 trabajadores y 4.000 familias vinculadas a la cooperativa, siendo la cuarta mayor empresa productora de tomate en España y la 27 mayor empresa hortofrutícola a nivel nacional, con un crecimiento del 10 por ciento en los últimos cinco años. La organización también destacó su apuesta por la innovación, la transformación digital y su compromiso medioambiental. El jurado ensalzó el mérito del innovador plan de actuación implementado por la cooperativa para su actuación frente al Covid´19, con la finalidad de garantizar la seguridad de sus agricultores y trabajadores, y el abastecimiento de alimentos frescos a toda la población.  

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, acompañado por el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Angel Villafranca, entregaron el premio al presidente de La Palma, Pedro Ruiz, en representación del Consejo Rector y de los agricultores de la cooperativa.  

El presidente de Cooperativa La Palma, Pedro Ruiz, agradeció al Consejo Rector de Cooperativas Agro-alimentarias de España, miembros del jurado, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía y Federación de Granada su apoyo y este reconocimiento “que nos llena de orgullo”. En primer lugar, el presidente de La Palma compartió el galardón con todas las cooperativas españolas porque “nuestro sector ha demostrado su fortaleza, contribución y compromiso con la sociedad en los peores momentos de la pandemia”. Ruiz dedicó este premio a los agricultores de La Palma porque “día a día con su profesionalidad hacen que seamos una empresa moderna, modélica e innovadora. Gracias a este gran equipo de personas somos una empresa de referencia en Europa”.  

En su agradecimiento, el presidente de La Palma subrayó “el valor de la innovación, la digitalización, desarrollo de productos sostenibles y la importancia de generar valor añadido para el agricultor”. Por último, Pedro Ruiz compartió “el orgullo de abanderar con este galardón a las cooperativas españolas y su trabajo vertebrador tan necesario para el territorio”. Finalizó animando a la unión del cooperativismo “para ofrecer el mejor porvenir a futuras generaciones de agricultores, ganaderos y cooperativas” 

 

Durante el acto de entrega de los premios, Ángel Villafranca y Luis Planas ensalzaron la labor de las cooperativas galardonadas en esta edición, resaltando la aportación de estas empresas a sus agricultores, ganaderos y la sociedad.  

 

 

REFERENCIA EUROPEA 

Granada-La Palma es la mayor productora de tomate cherry y tomate de especialidad de Europa. A estos productos estrella se unen minivegetales como el mini pimiento y el mini pepino, verduras selectas como la berenjena japonesa y una producción creciente de frutas subtropicales (chirimoya, aguacate y mango). Con 800 hectáreas de cultivos, el volumen de producción supera las 70.000       toneladas de frutas y hortalizas con una facturación de 140 millonesde euros. 

En los últimos años, La Palma ha lanzado al mercado nuevos productos con gran éxito.Amela es el tomate gourmet más selecto y diferencial, galardonado con el Premio Europeo al Sabor “Superior Taste Award” 3 Estrellas de Oro, otorgado por el prestigioso International Taste Institute (Bruselas). Nacido de la fusión del Know How de empresas de máximo nivel europeas y japonesas de máximo nivel, la cooperativa ha revolucionado el mundo de las especialidades con este tomate exclusivo de extraordinaria dulzura, aromas y matices únicos, entre otras cualidades organolépticas perfectas.  

Con una calidad exquisita, Adora es otra referencia exitosa de la cooperativa, que atesora numerosos premios por su carácter premium y el homenaje que brinda al tomate de toda la vida.  

Prácticamente el 90 por ciento de esta producción se comercializa en mercados internacionales, principalmente Centroeuropa, con más de 40 países entre los destinatarios de una gran gama de tomate  cherryy tomates de especialidad, mini vegetales y frutas subtropicales. 

Cooperativa La Palma fija su estrategia en tres conceptos claves: ofrecer una calidad óptima, la mejor experiencia de consumo y garantizar un crecimiento sostenible, pensando siempre en el bienestar y la salud de agricultores y consumidores. 

CARÁCTER INNOVADOR 

La clave de su modelo cooperativo tan motivador para agricultores y todo el mundo hortofrutícola ha sido su apuesta por la calidad, formación constantey adaptación tecnológica.  

La Palma cuenta con modernos servicios y dos centros de investigación donde experimenta con más de 500 variedades, evaluadas en todos sus aspectos agronómicos, organolépticos y comerciales para hacer la mejor selecciónde éstas y obtener el mejor producto, además de su colaboración con empresas de semillas. Todas sus instalaciones disponen de la tecnología necesaria para garantizar la trazabilidad, supervisión automatizada y control integral de  los procesos,hasta el consumidor final. Esta innovación permite a esta empresa seguir creciendo de manera sostenible adaptándose a los nuevos retos y desafíos globales.  

El pasado año, La Palma centró su prioridad en el suministro constante de producto a sus consumidores y la seguridad de todas las personas de la cooperativa. Se implementó un innovador plan de emergencia frente a la crisis sanitaria para que en ningún hogar de España o de Europa faltaran productos frescos de calidad. Este compromiso le llevó a estrechar lazos con todos los eslabones de la cadena alimentaria, animando al esfuerzo conjunto por el bien común de la sociedad.  

 

En 2020, otro hito importante de la actividad empresarial fue su lanzamiento al mercado online. Con el lema “Regala salud”, La Palma puso en marcha la tienda online https://tienda.granadalapalma.com/, con la finalidad de fomentar una alimentación más natural y saludable. A través de su e-commerce, la potente gama de productos de  calidad llega a los hogares en la original caja Freshlybox: puro bienestar y experiencias sensoriales únicas, descubriendo un mundo vegetal y altamente nutritivo a personas de todas las edades.  

A finales de año, La Palma volvió a sorprender a los consumidores presentando su V Gama Premium, formada por Gazpacho de Tomate Cherryy    Crema de Verdurascon marca Cherrymole. Dos alimentos elaborados con ingredientes totalmente naturales, listos para tomar en cualquier momento y comprometidos con el estilo de vida  saludable que gana terreno en Europa.  

AGRICULTURA DE CALIDAD 

Granada La Palma fija su estrategia en una Agricultura de Calidad, alineada con los retos globales de salud ambiental, lucha contra el cambio climático y valores de la economíacircular, con el propósito de contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y el Pacto Verde Europeo.  

La producción de La Palma está 100% certificada. Comprometidos con la reducción de la huella de C02 en los procesos de producción y comercialización, la empresa adopta diferentes medidas dentro de su Plan de Sostenibilidad 2030, que van desde la utilización de fuentes renovables en todo el proceso de producción hasta la creaciónde nuevas soluciones de embalaje sostenibles. Entre otros objetivos a medio plazo en el ámbito de la sostenibilidad, destaca la reducción de la huella hídrica en un 5% en 2021.  

Hoy en día, La Palma es la 4ª mayor empresa productora de tomate de España y la 27ª mayor empresa hortofrutícola a nivel nacional, con un crecimiento del 10% en los últimos cinco años.  

El envejecimiento del sector vitivinícola, unido a la escasa rentabilidad de los viñedos, pone en riesgo el futuro de una actividad fuertemente arraigada en la provincia de Cádiz. Bajo esta premisa, Cooperativas Agro-alimentarias de Cádiz y Dcoop han reunido esta semana a productores del marco de Jerez-Xérès-Sherry y de Castilla-La Mancha para abordar ‘El difícil relevo generacional en el viñedo español’, en una jornada que ha tenido lugar en el Castillo de Los Guzmanes de Trebujena.

Las bodegas se encuentran con un problema generacional debido a los ajustados márgenesque van en detrimento del pequeño agricultor y no hacen atractiva la viña para los jóvenes”, apunta el presidente de la sectorial del vino de Cooperativas Agro-alimentarias de Cádiz, Francisco Lorenzo. Por ello, desde la federación insisten en la necesidad de buscar fórmulas para hacer rentable el cultivo y revalorizar el precio acorde con la calidad de los vinos gaditanos.

Una situación similar atraviesan las bodegas de Castilla-La Mancha, donde algunas cooperativas han tenido que asumir la gestión de las tierras de sus productores para frenar el retroceso de superficie, tal y como ha explicado el gerente de la cooperativa Nuestra Señora de Criptana, de Campo de Criptana, Manuel Arroyo. Una medida que, en opinión del representante sectorial de la federación gaditana, no tardará en llegar a Andalucía, para lo que las cooperativas deberán crear una sección que se encargue de la explotación de los viñedos que se abandonen.  

En la jornada también se ha destacado el papel de la comercialización de los vinos, de la mano del consultor Argimiro Levoso, así como del director técnico y del presidente de la sección de vinos de Dcoop, Pedro Ferrer y Ángel Villafranca, respectivamente. En este sentido, las cooperativas gaditanas han llegado a acuerdos para la compra de insumos y han establecido  parámetros de calidad homogéneos como paso previo a abordar procesos de integración con el objetivo de comercializar los vinos del marco.

Por su parte, el presidente de la cooperativa Virgen de Palomares de Trebujena, José Manuel Sánchez, y el responsable sectorial de vino de Cooperativas Agro-alimentarias de Cádiz, Francisco Lorenzo, han analizado la situación y la evolución de las cooperativas vitivinícolas de la zona, como antesala a una mesa redonda en la que se han abordado las negociaciones para reconocer con la Denominación de Origen (DO)las bodegas de producción del marco de Jerez. En el debate, moderado por Francisco Lorenzo, han participado esecretario general del Consejo Regular de la Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry, César Saldaña; el secretario general de COAG Cádiz, Miguel Pérez, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España y responsable de la sección de vino de Dcoop, Ángel Villafranca; y el presidente de la Federación de Bodegas del Marco de Jerez, Evaristo Babé.

Unas explotaciones rentables y una PAC dirigida a los que se dedican a la actividad, prioridades de los jóvenes cooperativistas

 

Madrid, 22 de marzo 2019.- Valencia ha acogido durante ayer y hoy el I Congreso de Jóvenes Cooperativistas, organizado por Cooperativas Agro-alimentarias de España y por la Confederación de Cooperativas Agroalimentarias de la UE, COGECA, en el que han participado más de 300 jóvenes de distintos países de la Unión Europea.  

El objetivo del encuentro no era otro que el de escuchar a los jóvenes europeos, que aporten ideas y expliquen sus necesidades con el fin de trabajar conjuntamente para fomentar el relevo generacional y conocer de primera mano qué pueden aportar las cooperativas a estos jóvenes agricultores y ganaderos para que puedan permanecer en el sector agrario y en el medio rural. El reto del relevo generacional es hoy una cuestión de vital importancia a nivel europeo y aún es más preocupante en España, donde solo el 8% de las explotaciones tiene al frente titulares menores de 40 años.

 

Las mesas redondas en las que debatieron los jóvenes destacaron varias necesidades y problemática con las que se están encontrando los jóvenes que se han incorporado al sector y quieren vivir de él, así como los jóvenes a los que les gustaría hacerlo pero no están encontrando los apoyos necesarios para tomar la decisión. La rentabilidad de las explotaciones, el apoyo financiero para comenzar con la actividad o menos dificultades para acceder a las tierras o la falta de servicios y limitaciones tecnológicas del propio medio rural, fueron algunos de los factores en los que los jóvenes insistieron que están encontrando más barreras. Además, explicaron que las ayudas de la PAC, basadas en apoyos a la tierra y bases históricas, no están favoreciendo el relevo generacional, sino todo lo contrario. Respecto a cómo las cooperativas pueden contribuir a fomentar la incorporación de jóvenes al sector agroalimentario, destacaron la estabilidad que proporciona el pertenecer a una cooperativa, el acceso a más servicios, el asesoramiento y la formación.

 

“Tenemos un problema de financiación. Si te quieres incorporar desde cero es muy difícil. Compramos a precios de 2019 pero vendemos nuestros productos a precios de hace 20 años”, denunció Marcos Garcés, de la cooperativa Cereales Teruel. Además, “hay que definir bien a quien dar las ayudas y no crear una competencia entre los propios agricultores porque unos reciben ayudas y otros no”. “La PAC no es una ayuda vitalicia, con derechos históricos y vinculados a la tierra que no funcionan”, añadió Mª Angeles Rosado, de la SAT Coagral (Guadalajara), quien criticó además el abandono de las zonas rurales y la falta de servicios básicos. “Tenemos menos protección que las avutardas”, dijo.

 

Por su parte, Pau Salse, ganadero de la Cooperativa de Ivars d’Urgell, señaló que la formación es crucial y “luego, día a día, nos seguimos formando con la experiencia y compartir conocimientos con los demás”. En este sentido, el apoyo de las cooperativas a sus socios resulta fundamental.

 

Sara Gil, de la cooperativa San Pedro Apóstol de Godelleta, reivindicó que “las cooperativas tienen que escuchar a los jóvenes en los Consejos Rectores, debe haber un equilibrio entre los que llevan años y tienen experiencia, y los que aportan nuevas ideas”.

 

Cambiar la imagen del sector agrario entre la sociedad y el derrumbamiento de ciertos tópicos, también es un aspecto en el que los jóvenes consideran que hay que seguir trabajando. “Somos jóvenes, empresarios como los demás, estamos bien formados pero se mantienen ciertos tópicos sobre la gente que vive en el medio rural que hay que cambiar”, indicaron.

 

“Al final esto no es un problema solo del sector agrario o de las cooperativas, es un problema social porque afecta a todos, a toda la sociedad. Necesitamos producir los alimentos que la gente tiene que comer, ello repercute en el mantenimiento de nuestro medio ambiente y en el entorno y, además, contribuye en la cohesión del territorio y evita la despoblación”.

 

La perspectiva de género y una mayor visibilidad de la mujer en el sector, que evite la histórica discriminación, también fue uno de los puntos calientes durante el Congreso. En este sentido, Mª Angeles Rosado apeló a un mayor apoyo de la Administración a la Ley de Titularidad Compartida, “que supone tener voz y voto en mi propia empresa y poder ser socia de una cooperativa”.

 

Un antes y un después para empezar a trabajar

 

“Este Congreso va a suponer un antes y un después en nuestras cooperativas. Estamos definiendo un camino que tiene que ser vuestro, debéis ser protagonistas e implicaros. Os animo a que la ilusión que tenéis revolucione en positivo lo que tenemos ahora en nuestras cooperativas y a seguir avanzando”, destacó el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Angel Villafranca, quien se comprometió a crear una Comisión de Jóvenes dentro de la Organización y a poner todos los medios disponibles al servicio de los jóvenes.

 

En la misma línea, Thomas Magnusson, presidente de la COGECA, resaltó en la inauguración que “las cooperativas necesitan jóvenes que quieran formar parte de ellas. En este Congreso vamos a establecer unas pautas para definir el futuro de las cooperativas”. Por su parte, Cirilo Arnandis, presidente de Cooperatives Agro-alimentàries de la C. Valenciana, subrayó que “se debe aprovechar la gran implantación de las estructuras cooperativas por todo el territorio para favorecer la llegada de nuevos agricultores, facilitar el acceso a la tierra, incrementar la capacidad de concentración de la oferta y el peso de los productores en la cadena”. 

Eduardo Baamonde, presidente de Cajamar, animó a los jóvenes a participar no sólo en las cooperativas, sino también en la construcción de Europa. “La UE sigue construyéndose hoy y se trata de un proyecto en el que todos podemos participar, nunca antes Europa ha vivido un periodo de tanta estabilidad y progreso como ahora, un hito histórico que debe continuar desarrollándose”.

 

Posiciones compartidas

 

La primera jornada del Congreso reunió en las mesas redondas a jóvenes provenientes de cooperativas de Estonia, Francia, España, Bélgica, Polonia y Suecia. Las posiciones fueron compartidas independientemente del país, todos señalaron que las cooperativas deben ayudar a los jóvenes con los costes iniciales necesarios para poner en marcha una explotación, facilitando la adquisición de tierras, con apoyo en la financiación, en el asesoramiento y en la formación. Como puntos positivos, destacaron también que las cooperativas permiten reducir los costes de producción, obtener inputs más baratos, acceder a más servicios y destinar más fondos a la innovación que de manera individual serán impensables. 

 

La representante española, Inés Guillén -que mantiene una explotación vitivinícola en La Mancha y es portavoz de la Comisión de Jóvenes de Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha- resumió las necesidades de los jóvenes en torno a un mayor acceso a los servicios y a las nuevas tecnologías en el medio rural, y además “necesitamos que nuestras explotaciones sean rentables. El precio de nuestros productos debe dejar el margen mínimo para poder vivir porque somos empresarios como otros”. 

 

A continuación, intervinieron María Teresa Durbano (Cooperativa Produttori Alta Valle Grana, Italia), T.J. Flanagan (ICOS, Irlanda), Tina Linnainmaa (Pellervo, Finlandia), Christian Pèes (Euralis, Francia) y Matthias Schulte-Althoff (DMK, Alemania), quienes explicaron casos concretos de cómo están desarrollando diversas políticas desde sus cooperativas para atraer y apoyar la entrada de jóvenes al sector, para que participen en las cooperativas, desde la perspectiva y el contexto de cada país.

 

Políticas para el relevo

 

El segundo día de la jornada, comenzó con la participación de Ricard Ramón, jefe de unidad adjunto de Orientación Política de la PAC de la DG Agri de la Comisión Europea, e Isabel Bombal, directora general de Desarrollo Rural del MAPA, quienes se centraron en analizar las políticas, tanto a nivel comunitario con la nueva PAC, como a nivel nacional, para desplegar herramientas a favor del relevo generacional y sobre qué ejes se está trabajando.

También se conocieron casos de éxito y buenas prácticas que ya se están llevando a cabo en algunas cooperativas españolas y que pueden servir de ejemplo para las demás, sobre todo a la hora de evitar el abandono de tierras y la participación de los jóvenes en las cooperativas. En este bloque intervinieron Alejando Monzón, presidente de Anecoop; Begoña Amorós, directora de la SAT Cítricos de las Tierras del Ebro; Francisco Contreras, presidente de la cooperativa Cobella y José Ángel Moreno, secretario de la cooperativa Santiago Apóstol de Tomelloso.

 

Finalmente, Gonzalo Martín, director de Hispatec Analytics, explicó al auditorio de jóvenes cómo puede ayudar la digitalización a las cooperativas y a las propias explotaciones para conseguir mayor competitividad, menores costes de producción y una actividad agraria más sostenible y medioambiental. El compartir los datos disponibles es una baza que tienen que jugar las cooperativas, que tienen la base para desarrollar este tipo de herramientas de digitalización con mayores garantías y facilidad, insistió Martín.

 

Paralelamente, el encuentro también sirvió como escenario para que jóvenes de distintas regiones y países europeos establecieran contacto, intercambiaran experiencias, inquietudes y ocio que, sin duda, fomentan el espíritu cooperativista, sus valores de unión y cooperación, y quién sabe, puede poner los cimientos para futuras colaboraciones entre los líderes cooperativistas del mañana.  

Mañana 7 de julio la Alianza Cooperativa Internacional, ACI, celebra como cada primer sábado de julio el Día Internacional de las Cooperativas, cuyo lema en su 96 edición es sociedades sostenibles gracias a la cooperación. Los valores, principios y estructuras de gobernanza, la sostenibilidad y la resiliencia forman parte del movimiento cooperativo que cuenta con más de 1.200 millones de miembros en el mundo. Las sociedades sostenibles son aquellas que reflejan los límites ambientales, sociales y económicos del crecimiento. 

Por su propia naturaleza, las cooperativas juegan un importante papel:

  • Como actores económicos crean oportunidades de empleo, medios de vida y generación de ingresos. La unión de los productores en cooperativas permite una mayor organización de la oferta, un mejor poder de negociación y una ordenación del mercado, haciendo que nuestros socios se beneficien del valor añadido generado en la cadena. Además, las cooperativas generamos economías de escala, hacemos que las explotaciones de los socios sean más eficientes, reduzcan sus costes de producción, accedan a servicios de asistencia técnica y la compra en común de suministros, garantizando la trazabilidad del proceso y del producto y un abastecimiento continuado a sus clientes. Las cooperativas ofrecen empleo estable a trabajadores fijando población en los medios rurales y forman a la plantilla de forma continua y creyendo en sus posibilidades profesionales.

  • Como empresas con objetivos sociales y centradas en las personas, contribuyen a la equidad y la justicia social. Nuestra misión es mejorar la vida de los agricultores socios y por extensión de sus familias y de los pueblos y zonas donde habitan. Las cooperativas, además, abordan la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres con la puesta en marcha líneas y políticas de actuación que contribuyan a incrementar el porcentaje de mujeres en los órganos de decisión y gobernanza de las cooperativas, necesario para la construcción de una sociedad igualitaria y sostenible. Tratamos de atraer talento y jóvenes productores al sector, fundamentales para el mantenimiento de la población y el medio rural. 

  • Como instituciones democráticas, son controladas por sus miembros y desempeñan un papel de liderazgo en la sociedad y las comunidades locales. Como proyecto empresarial en su concepción estratégica las cooperativas incorporan beneficio a la sociedad y a los agentes que le rodean como un objetivo complementario. Así, las cooperativas prestan apoyo a ayuntamientos y resto de agentes sociales en las actividades que mejoren la vida de los municipios rurales, hacer partícipes a los socios en las decisiones estratégicas que toma la cooperativa a través de sus órganos democráticos, son transparente ante sus socios, clientes y trabajadores, etc.. 

  • Como entidades comprometidas con el medio ambienteLas cooperativas realizan las actividades de producción, transformación y comercialización con el mínimo impacto posible, siendo conscientes de que los recursos naturales son la base y el futuro de su actividad. Las cooperativas hemos sido pioneras en la utilización de control biológico como alternativa y complemento a los tratamientos fitosanitarios; en la implantación de sistemas de gestión de calidad de productos, de estándares de producción integrada y sistemas de gestión medioambiental. Y en los últimos años hemos introducido técnicas de eficiencia energética, hemos reducido la huella de carbono o incorporado las energías renovables o la cogeneración. Las cooperativas apuestan por una nueva agricultura competitiva y descarbonizada, por nuevas oportunidades basadas en la bioeconomía circular, con el aprovechamiento sostenibles de flujos de subproductos y residuos hasta ahora infrautilizados. 

Desde Cooperativas Agro-alimentarias tenemos claro que debemos contribuir a la sostenibilidad del sector agroalimentario español. Estamos convencidos que no debe limitarse a un compromiso de imagen, debemos facilitar activamente una sostenibilidad real y basada en los tres pilares a las 3.740 empresas cooperativas y al más de millón de familias que representamos. 

Gran parte de nuestros valores y de lo que aportamos a la sociedad se refleja en el siguiente video Cooperativas, juntos somos más fuertes

https://www.youtube.com/watch?v=WrD8ahSRO8o 

Un centenar de profesionales procedentes de toda la región han asistido hoy a la Asamblea General de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía celebrada hoy en el hotel Meliá Lebreros de Sevilla para cerrar el ejercicio 2017 y marcar estrategias de cara al presente y avanzado 2018. En el marco del encuentro, se ha hecho un balance positivo del año terminado, en el que la federación continuó su senda de crecimiento hasta los 8.580 millones de euros, lo que supone una subida de algo más del 10%, con respecto al anterior, y una aportación al Producto Interior Bruto de Andalucía del 5,5%.


Así lo ha manifestado el presidente, Juan Rafael Leal Rubio, durante su intervención en la que ha señalado crecimientos también en las cooperativas asociadas, hasta las 665, y en el número de socios. Concretamente y según el último Observatorio Socioeconómico del Cooperativismo Agroalimentario Español (OSCAE), las cooperativas andaluzas aglutinan en la actualidad un total de 291.658 agricultores y ganaderos, de los que prácticamente el 30% son mujeres, un porcentaje que supone una mejora de cinco puntos con respecto a los últimos datos que se manejaban hasta la fecha.


Adentrándose en el análisis por sectores, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha  indicado que, a modo global, ha sido un año favorable si bien se han sumado situaciones conflictivas a las que ya padecía algún sector como consecuencia del veto ruso, desde 2014, a la importación de productos frescos europeos (principalmente frutas y hortalizas, aunque también porcino y lácteos). En este sentido, Juan Rafael Leal Rubio ha trasladado su enorme preocupación por los aranceles “inasumibles” impuestos a la aceituna negra por parte de Estados Unidos, al tiempo que ha alertado de la grave amenaza que supondría para todo el sector agroalimentario y la Política Agraria Común (PAC) europea que la Comisión de Comercio Internacional los ratificara el próximo día 24 de julio, motivo por el que ha recordado la concentración prevista el próximo 5 de julio ante el Consulado de Estados Unidos, animando a todo el sector en su conjunto a participar, “porque hoy le ha tocado a la aceituna negra pero, de seguir así, mañana le puede tocar al aceite, al porcino, al vino o a cualquier otro”, ha subrayado.


Conflictos al margen, el presidente ha realizado un repaso por todos los sectores con representación en las cooperativas agroalimentarias, comenzando por el hortofrutícola. Sobre éste, Juan Rafael Leal Rubio ha puesto en valor el crecimiento de las exportaciones de frutas y hortalizas de Andalucía en un 5%, hasta los 4.914 millones de euros en 2017. En cuanto al aceite de oliva, que ya tuvo  una gran campaña 2015-2016, el presidente ha asegurado que en la 2016-2017 mejoró todos sus registros, con una cosecha por encima de la media y un nuevo récord en valor de la comercialización, superior a los 3.900 millones de euros, a nivel regional, y los 4.776 en el ámbito nacional, lo que supuso un crecimiento cercano al 24%.
Los sectores ganaderos, por su parte, que ya mostraron signos de recuperación en 2016, consolidaron su crecimiento durante 2017. Los cereales siguieron también una tendencia favorable y, mientras en el ámbito nacional la producción descendió más del 24%, en Andalucía la cosecha creció por encima del 8%, elevando su representatividad en el conjunto nacional desde el 10% al 14%. Fue un año positivo también para el algodón y los frutos secos, especialmente en producciones, mientras que el vino, un ejercicio más, acusó su atomización y falta de valor añadido, poniendo en evidencia su necesidad de reestructuración e integración.


A continuación, el director de la federación, Jaime Martínez-Conradi Álamo, se ha centrado en la gestión de la federación en cuanto a actividades y servicios a sus entidades asociadas, destacando la buena marcha, un año más, del área de tramitación de ayudas PAC, que continúa mejorando su representatividad en el conjunto de Andalucía, a pesar del descenso de solicitantes de ayudas europeas. En 2017, tramitó más del 33% de los expedientes, “lo que es una muestra inequívoca del gran trabajo que viene desarrollando, campaña tras campaña, este departamento”, ha afirmado.


Igualmente, ha puesto en valor el gran volumen de proyectos de I+D+i, que está desarrollando el departamento correspondiente, tanto en los ámbitos, regional, como nacional y europeo, deteniéndose en AgriForValor, un estudio con participación de tres grupos de innovación (España, Hungría e Irlanda), para la valorización de la biomasa agraria y forestal, del que está surgiendo numerosos modelos de negocio en el marco de la economía circular, los cuales están siendo reconocidos y premiados en Europa. La participación española es 100% andaluza, con un peso importantísimo de las cooperativas agroalimentarias.


Junto a la I+D+i ha hecho especial énfasis en la importante actividad formativa desarrollada por toda Andalucía, donde, en 2017, se impartieron 136 cursos y 233 jornadas, en las que participaron 6.459 alumnos, sumando un total de 4.721 horas lectivas. Cambiando radicalmente de departamento, en el ámbito de suministros, el director ha informado de la creciente demanda de servicios como el de consejero de seguridad y el checklist, básicos para la seguridad del transporte de mercancías peligrosas y el suministro desde las instalaciones desatendidas de las cooperativas, a fin de ayudar a las entidades asociadas a cumplir con todos los requerimientos normativos.


El departamento jurídico y su cartera de servicios adaptada y adaptable a las necesidades de las cooperativas y sus socios, resulta clave para la federación, según ha manifestado Jaime Martínez-Conradi Álamo en su intervención. Más allá de los servicios generales, la adaptación de los estatutos de las cooperativas rezagadas a la Ley 11/2014 y el asesoramiento para el reconocimiento como Entidad Asociativa Prioritaria de Andalucía (EAPA) han resultado cuestiones claves durante el ejercicio.


El director ha finalizado su repaso de actividades con el departamento de Igualdad, el cual mantuvo una actividad muy destacada durante 2017, año en el que, además, se crearon departamentos provinciales y comenzó a trabajarse en red. Además, según ha indicado, el ejercicio pasado asentó las bases para la constitución, ya en 2018, de la Asociación de Mujeres de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía (AMCAE-Andalucía), cuyo objetivo será trabajar para lograr una mayor participación de mujeres en los órganos de decisión y dirección de las cooperativas.


Al respecto, el presidente, Juan Rafael Leal Rubio, ya en la clausura y acompañado por el consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro, ha felicitado a las integrantes de la Junta Directiva de la asociación que, por primera vez, han participado en la Asamblea General de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, animándolas a trabajar intensamente y a lograr éxitos en el cumplimiento de su misión.


En otro orden de cosas, y antes de ceder la palabra al consejero, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha vuelto a recalcar su gran preocupación por el férreo proteccionismo de Estados Unidos, que ha impactado ya directamente en el sector de la aceituna de mesa, y la guerra comercial desatada con Europa, entre otros países. Un “enrarecido clima comercial, a escala mundial”, ha dicho, que, entronca con la reforma de una PAC en la que se quiere recortar presupuesto, como consecuencia de la salida de Gran Bretaña, y renacionalizar una política que, “a tenor de los hechos, debería ser más fuerte y cohesionada que nunca”.


“En resumen, creo que nos enfrentamos a un año importante, un ejercicio donde se van a tomar decisiones trascendentales, a las que tendremos que estar muy atentos pero sobre todo preparados”, ha concluido el presidente, animando a las cooperativas a seguir fortaleciéndose, vía dimensión y acuerdos comerciales, al tiempo que a diversificar productos y mercados.
Finalmente, el consejero de Agricultura, ha clausurado el encuentro, el cual ha contado con otras asistencias destacadas como las del presidente del IFAPA, Jerónimo J. Pérez Parra; el secretario general de Emprendimiento, Economía Social e Internacionalización, José Roales Galán; así como con las del presidente y director de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Ángel Villafranca Lara y Agustín Herrero González, respectivamente.

Representantes de un centenar de cooperativas han participado, en la mañana de hoy, en la Asamblea General de Cooperativas Agro-alimentarias de Córdoba, que se ha celebrado en las instalaciones del restaurante La Bodega del Brillante de la capital, y en la que se ha hecho balance de los resultados agrarios y económicos del ejercicio 2017.

En el encuentro, inaugurado por el delegado territorial de la Consejería de Agricultura en Córdoba, Francisco J. Zurera Aragón, se ha dado a conocer la facturación de las entidades asociadas a la federación, las cuales sumaron el pasado año cerca de 1.212 millones de euros, siendo la primera vez en la historia que se alcanza dicha cifra, que representa un crecimiento del 2% en relación a la campaña anterior.

En el transcurso de la Asamblea, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Córdoba, Rafael Sánchez de Puerta Díaz, ha repasado el desarrollo de los distintos sectores agrarios, destacando al aceite de oliva, que supuso algo más del 41% de la facturación total de las cooperativas. En relación al ejercicio 2016-2017, la producción se redujo ligeramente hasta situarse en unas 269.000 toneladas, y se vio acompañada de una elevación de los precios, por encima de los 3 euros el kilo, que se mantuvieron en el inicio de la campaña 2017-2018. 

No obstante, el presidente ha lamentado el mantenimiento, por parte del Ministerio de Economía y Hacienda, de los rendimientos estimados para el aceite de oliva cordobés en el 26% a efectos de la declaración del IRPF 2017. “Ello supone un agravio comparativo respecto a otras provincias y zonas limítrofes, como Jaén y Sevilla, en las que sí se ha tenido en cuenta el descenso de la producción como consecuencia de la sequía y el indicador se ha reducido al 18%”. 

También ha destacado el máximo responsable de las cooperativas cordobesas la mejora de las cotizaciones en el sector citrícola, debido, entre otros factores, a la apertura de nuevos mercados, como China y Corea, así como el aumento de la producción media de los cereales. “No obstante, las cifras récord de las existencias mundiales provocaron la reducción del valor de la cosecha”, ha apuntado Rafael Sánchez de Puerta Díaz.

Respecto a los sectores ganaderos, los cuales representaron aproximadamente el 30% de la facturación, el presidente ha puesto en valor el sector lácteo, segundo en importancia tras el aceite de oliva, siendo Córdoba la provincia que representó en 2017 un mayor incremento del censo, aglutinando más del 60% de las vacas lecheras andaluzas, y cerrando el año con una mejora generalizada en la rentabilidad de las explotaciones.

Asimismo, Rafael Sánchez de Puerta Díaz ha destacado las lluvias caídas en diciembre de 2016, las cuales hicieron posible la existencia de buenas condiciones de humedad del suelo, “y propiciaron perspectivas positivas para la montanera y una mejora de los pastos, si bien estos fueron agotándose a partir de la primaveraPor su parte, los precios tuvieron un comportamiento estable, e, incluso en algunos sectores, fueron muy altos. “Es el caso del ovino-caprino, el cual, además, registró un importante incremento de las exportaciones, al igual que ocurrió en el vacuno de carne”, ha indicado el presidente.

Por su parte, el gerente de Cooperativas Agro-alimentarias de Córdoba, Joaquín García Fernández de Villavicencio, ha presentado el balance del año a nivel corporativo, poniendo atención en los servicios que la federación presta a sus asociados, tales como tramitación de subvenciones y ayudas PAC, jurídicos, financieros y de formación.

En este sentido, ha destacado el plan formativo desarrollado a lo largo del año 2017, que contó, a través de líneas de la federación regional y planes propios, con un total de 14 cursos y 66 jornadas, que sumaron 1.577 horas lectivas y 1.456 alumnos. Asimismo, el gerente ha resaltado la gestión de ayudas PAC, con 20.142 expedientes tramitados en 2017, cifra que representó más del 48% de todas las solicitudes de la provincia, y que volvió a situar a la federación como primera entidad gestora.

Asimismo, Joaquín García Fernández de Villavicencio ha hecho hincapié, entre otros asuntos, en el trabajo de información y asesoramiento sobre los cambios normativos que afectan a las secciones de crédito de las cooperativas, así como en la labor referente a las modificaciones de estatutos de las entidades, derivadas del reconocimiento como Entidades Asociativas Prioritarias de Andalucía (EAPAs) o por circunstancias internas.

Tras el informe agrario y de gestión, el asesor técnico de la Delegación Territorial de Agricultura de Córdoba, Fernando Ciria Parras, y la jefa de servicio de Promoción Rural, Carmen Sánchez Trigo, han analizado la situación del regadío en la provincia. No en vano, desde Cooperativas Agro-alimentarias de Córdoba se viene exigiendo en los últimos años un plan hídrico que permita aprovechar todos los recursos, garantizar el futuro del agro cordobés, y superar el déficit histórico, siendo ésta una demanda en la que viene trabajando insistentemente la federación.

Publicado en Agricultura

FAECTA ha constituído en el año 2017 el 60% de las cooperativas de trabajo creadas en Andalucía, un dato que pone de relieve cómo se está apoyando el espíritu emprendedor y su repercusión en el plano económico. La Federación ha creado 96 nuevas cooperativas de trabajo, lo que se traduce en 295 empleos nuevos en nuestra comunidad. El modelo cooperativo refuerza así su consolidación en la economía de nuestra tierra como fórmula para luchar contra el desempleo y la precariedad. Estos son algunos de los datos recogidos en el balance anual de la Federación, donde se refleja la labor de asesoramiento y tutorización orientados al impulso del emprendimiento a través de cooperativas de trabajo.

 

Asesoramiento personalizado  

La Federación ha prestado atención personalizada a más de 970 personas a través de su red territorial de oficinas. En línea con los objetivos de la organización, se ha trabajado de manera intensa en el ámbito educativo acercando los valores y el modelo cooperativo a más de 900 personas, con el fin de fomentar el espíritu emprendedor entre el alumnado de los centros educativos. Con estas acciones FAECTA refuerza su objetivo de promover el modelo cooperativo de trabajo y ofrecer información para la creación de más empresas cooperativas que contribuyan a la generación de riqueza, empleo y desarrollo sostenible en la sociedad andaluza.

 

En este empeño por fomentar el cooperativismo, el equipo de FAECTA ha impartido más de 400 sesiones informativas en toda Andalucía, a lo que se unen 390 sesiones que ha desarrollado en colaboración con otras organizaciones, de las que el 42% han sido con los CADES de Andalucía Emprende y el 16% con ayuntamientos.

 

Asimismo, FAECTA ha ha visitado 229 cooperativas, de las que el 85% estaban afiliadas a la Federación. En total se han atendido 10.588 consultas sobre emprendimiento colectivo referidas fundamentalmente a temas jurídicos, societarios, económicos y contables de las que el 47% se han hecho vía correo electrónico y el 39% por vía telefónica. En este sentido, hay que destacar que en nuestra red territorial se han atendido de manera presencial 1163 consultas, lo que supone un 11% .

 

“Los servicios que prestamos están dirigidos a fomentar el cooperativismo de trabajo en Andalucía y a satisfacer las necesidades de las cooperativas como usuarias finales de las acciones que desarrolla la Federación” apunta Luis Miguel Jurado, presidente de la Federación. Además FAECTA ofrece atención personalizada a potenciales emprendedores y emprendedoras, poniendo en valor las ventajas del empredimiento en colectivo y la función social que cumplen las cooperativas. Asimismo, trabaja de manera directa con diversos colectivos y agentes entre los que están las universidades, los colegios profesionales, las diputaciones, asociaciones, fundaciones y grupos de desarrollo rural.

Publicado en Noticias Genéricas
Página 1 de 5
Vino en Rama

Vino de Montilla

En Montilla ( Córdoba ) España se produce vino de calidad inigualable siendo una tradición casi milenaria. El Vino de Montilla, es apreciado en todo el mundo algunos de sus vinos han logrado 100 puntos en la famos guía Parker. Toro Albalá impulsor del proyecto Vino en Rama obtiene 100 puntos con su Don Px Convento Selección 1946.

Vino de Montilla Moriles
Apd. Postal nº 66 14900 Lucena (Córdoba - España)

E-mail: comunicacion@vinodemontillamoriles.com

Tel: +34 902 18 11 22
Móviles: 676 93 95 14 - 659 21 81 09

@MorilesMontilla

Aviso Legal Y Política de Privacidad

© Vino y Vinagre de Montilla Moriles