Mostrando artículos por etiqueta: ecologia

El proyecto SUWANU tratará de mejorar la gestión y el uso de aguas regeneradas para fines agrícolas

La depuración de aguas para su posterior reutilización es un elemento esencial del ciclo natural del agua y una de las grandes estrategias para luchar contra la escasez de este bien fundamental para la vida en la Tierra. Según Naciones Unidas, la carencia de este recurso afectará a siete mil millones de personas en 2050, año para el que, precisamente, la demanda habrá crecido un 30%.

Debido a la producción creciente de alimentos y a la escasez de precipitaciones, las aguas residuales ya no se ven como un desecho que hay que eliminar, sino como un recurso. Las aguas regeneradas pueden reutilizarse para diferentes fines como la agricultura, evitando así la presión que ésta ejerce sobre las fuentes de agua dulce debido, fundamentalmente, a los sistemas de riesgo.

Mejorar las estrategias de reutilización de aguas regeneradas en agricultura es el objetivo principal del proyecto Suwanu Europe, un proyecto que ha comenzado recientemente su andadura y en el que participa la Universidad de Córdoba a través del Departamento Economía, Sociología y Política Agraria.

“El objetivo es conseguir un modelo de gobernanza para mejorar la gestión y el uso de estas aguas”, señala el Catedrático de Economía Agraria y responsable del proyecto en la UCO, Julio Berbel. Las aguas regeneradas pueden usarse de manera segura para la producción agrícola, pero hacerlo requiere una gestión de los riesgos sanitarios, un tratamiento adecuado y una intervención de las autoridades bien orientada.

En este sentido, el proyecto de investigación realizará una guía para facilitar la toma de decisiones y tratará de tejer una red de transferencia efectiva de conocimientos. Para ello, se analizarán casos de éxito como el de Israel o Chipre, países en los que prácticamente se reutiliza la totalidad del agua, y se analizarán ocho regiones de Europa para cuantificar cuánta agua se está reutilizando y cómo se lleva a cabo. Se trata, explica Berbel, de analizar todos los factores que intervienen y “detectar las barreras administrativas, sociales o económicas” que puedan influir en el proceso de reutilización de aguas regeneradas para fines agrícolas.

España es una de las potencias europeas en cuanto a volumen de reutilización de aguas, pero, según algunos informes, aún podría triplicar esta cantidad en algunas zonas. No obstante, el Parlamento Europeo ha aprobado recientemente una directiva que endurece las condiciones para el uso se aguas regeneradas en agricultura e incluye más restricciones en aspectos relacionados con el contenido microbiano.

“Tenemos que dar garantías a la población de que los alimentos que se han regado con aguas regeneradas que han sido depuradas no están contaminados”, explica Berbel. Este tipo de aguas contienen contaminantes orgánicos de materias fecales y algunos contaminantes químicos derivados de productos cosméticos. “Aunque el 99% es eliminado por las depuradoras, tenemos que garantizar que en ningún caso llegue al cultivo, ya que conllevaría un riesgo para la salud y unas pérdidas económicas millonarias”.

La reutilización del agua en condiciones de seguridad es fundamental para mitigar su escasez y supone el paradigma del concepto de economía circular impulsado por la Unión Europea basado en dar una nueva vida a lo usado (re)convirtiéndolo en una fuente de recurso. Por lo tanto, mejorar las estrategias para la gestión de este bien se antoja fundamental para librar la batalla contra la falta de agua, un problema que pone en jaque la propia sostenibilidad del planeta y de los seres vivos que lo habitan.

La Junta de Andalucía ha concedido más de 315 millones de euros a través del III Plan Andaluz de la Producción Ecológica (PAPE), Horizonte 2020, según ha informado el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, en la reunión del Consejo Andaluz de la Producción Ecológica que ha presidido en Sevilla.

Para el representante del Gobierno andaluz, "el grado de ejecución está siendo óptimo, ya que para algunas de las líneas de ayudas que incluye el plan, el porcentaje comprometido (resolución definitiva) supera el 100% del presupuesto asignado". Como ejemplo, el consejero ha destacado la convocatoria para inversiones de la agroindustria ecológica para transformación, comercialización y nuevos productos agrícolas, en la que inicialmente "el respaldo económico previsto era de unos 25 millones y finalmente se han comprometido 35 millones, más del 140% del presupuesto asignado en un principio".

Sánchez Haro ha subrayado la importancia de un sector que va en auge, con un mercado mundial de productos ecológicos que está creciendo, acompasado al aumento del consumo. En el año 2015, el consumo de este tipo de alimentos en España supuso unos 1.500 millones de euros, el doble respecto a 2007. En el caso de Andalucía, líder nacional en producción ecológica, durante ese periodo se duplicaron los efectivos ganaderos, se triplicaron los establecimientos industriales y casi se duplicaron los operadores y la superficie de producción ecológica.

Asimismo, según ha informado el consejero, las últimas estadísticas provisionales de 2017 apuntan a un aumento de la actividad industrial con 99 nuevos establecimientos, lo que supone un crecimiento de más del 5% hasta alcanzar los 1.880 en toda Andalucía.

Durante la reunión, Sánchez Haro ha presentado a los asistentes el proyecto de decreto de ordenación de la producción ecológica, cuya aprobación está prevista para el verano, y con el que se renovará el marco jurídico para esta materia. El texto, según ha explicado el titular andaluz de Agricultura, pretende avanzar en cuestiones como la unificación de procedimientos y normas de producción y control o la actualización del funcionamiento de órganos consultivos y de participación.

Además, prevé el establecimiento de un presupuesto específico para el fomento y la promoción del consumo de estos alimentos, concretamente el 30% del plan anual de promoción agroalimentaria de la Consejería. Entre otras actuaciones, incluye también la creación del Catálogo de Recursos Fitogenéticos de Andalucía y del Observatorio Tecnológico de la Producción Ecológica.

Por último, el consejero ha recordado que este año se abrirá una nueva convocatoria de ayudas, dotada con 31 millones de euros, para respaldar a este sector, "que tendrá un papel aún más destacado en la futura Política Agrícola Común (PAC), donde toman mayor importancia las cuestiones medioambientales".

El Consejo Andaluz de la Producción Ecológica está integrado por personal de las consejerías de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y Salud, representantes de las organizaciones profesionales agrarias Asaja, COAG y UPA, y Cooperativas Agro-alimentarias, de los sindicatos UGT, CCOO y de la Confederación de Empresarios de Andalucía, así como por miembros de certificadoras y expertos académicos de las universidades de Sevilla y Córdoba y asociaciones andaluzas de consumidores.

La Junta de Andalucía ha concedido más de 315 millones de euros a través del III Plan Andaluz de la Producción Ecológica (PAPE), Horizonte 2020, según ha informado el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, en la reunión del Consejo Andaluz de la Producción Ecológica que ha presidido en Sevilla.

Para el representante del Gobierno andaluz, "el grado de ejecución está siendo óptimo, ya que para algunas de las líneas de ayudas que incluye el plan, el porcentaje comprometido (resolución definitiva) supera el 100% del presupuesto asignado". Como ejemplo, el consejero ha destacado la convocatoria para inversiones de la agroindustria ecológica para transformación, comercialización y nuevos productos agrícolas, en la que inicialmente "el respaldo económico previsto era de unos 25 millones y finalmente se han comprometido 35 millones, más del 140% del presupuesto asignado en un principio".

Sánchez Haro ha subrayado la importancia de un sector que va en auge, con un mercado mundial de productos ecológicos que está creciendo, acompasado al aumento del consumo. En el año 2015, el consumo de este tipo de alimentos en España supuso unos 1.500 millones de euros, el doble respecto a 2007. En el caso de Andalucía, líder nacional en producción ecológica, durante ese periodo se duplicaron los efectivos ganaderos, se triplicaron los establecimientos industriales y casi se duplicaron los operadores y la superficie de producción ecológica.

Asimismo, según ha informado el consejero, las últimas estadísticas provisionales de 2017 apuntan a un aumento de la actividad industrial con 99 nuevos establecimientos, lo que supone un crecimiento de más del 5% hasta alcanzar los 1.880 en toda Andalucía.

Durante la reunión, Sánchez Haro ha presentado a los asistentes el proyecto de decreto de ordenación de la producción ecológica, cuya aprobación está prevista para el verano, y con el que se renovará el marco jurídico para esta materia. El texto, según ha explicado el titular andaluz de Agricultura, pretende avanzar en cuestiones como la unificación de procedimientos y normas de producción y control o la actualización del funcionamiento de órganos consultivos y de participación.

Además, prevé el establecimiento de un presupuesto específico para el fomento y la promoción del consumo de estos alimentos, concretamente el 30% del plan anual de promoción agroalimentaria de la Consejería. Entre otras actuaciones, incluye también la creación del Catálogo de Recursos Fitogenéticos de Andalucía y del Observatorio Tecnológico de la Producción Ecológica.

Por último, el consejero ha recordado que este año se abrirá una nueva convocatoria de ayudas, dotada con 31 millones de euros, para respaldar a este sector, "que tendrá un papel aún más destacado en la futura Política Agrícola Común (PAC), donde toman mayor importancia las cuestiones medioambientales".

El Consejo Andaluz de la Producción Ecológica está integrado por personal de las consejerías de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y Salud, representantes de las organizaciones profesionales agrarias Asaja, COAG y UPA, y Cooperativas Agro-alimentarias, de los sindicatos UGT, CCOO y de la Confederación de Empresarios de Andalucía, así como por miembros de certificadoras y expertos académicos de las universidades de Sevilla y Córdoba y asociaciones andaluzas de consumidores.

Publicado en Sector Vino

Vino de Montilla Moriles
Apd. Postal nº 66 14900 Lucena (Córdoba - España)

E-mail: comunicacion@vinodemontillamoriles.com

Tel: +34 902 18 11 22
Móviles: 676 93 95 14 - 659 21 81 09

@MorilesMontilla

Aviso Legal Y Política de Privacidad

© Vino y Vinagre de Montilla Moriles