Mostrando artículos por etiqueta: investigacion

El nuevo proyecto de Investigación y Desarrollo se denomina “Aceleración biológica y adaptación a elevada acidez volátil en vinos tranquilos”. Su presupuesto asciende a 371.473,00 €.

En el desarrollo del proyecto colaboran el grupo VITENOL de la UCO y Paudire Innova.

El Consejo de Administración del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), organismo adscrito al Ministerio de Ciencia e Innovación, en su reunión celebrada el 30/06/2022, aprobó su participación en un quinto proyecto de investigación y Desarrollo de la Bodega Pérez Barquero, cuya escritura pública se ha firmado el pasado día 25.

El objetivo final del nuevo proyecto de Pérez Barquero es incrementar la competitividad de los vinos tranquilos con DOP Montilla-Moriles y mejorar la calidad de la producción, contrarrestando efectos adversos del cambio climático - como son la elevada temperatura y la baja humedad - sobre la crianza biológica bajo velo de flor.

El desarrollo del mismo cuenta con la colaboración de los expertos del Grupo interdisciplinar de Investigación en Viticultura y Enología (VITENOL) de la Universidad de Córdoba y con el soporte de la consultora Paudire Innova.

Este quinto proyecto responde a la vocación de excelencia de Pérez Barquero y a su clara apuesta en I+D+i, llevando a cabo proyectos de investigación en el ámbito de la enología y la viticultura con una inversión total, en los últimos nueve años, de 1.875.822,00 €.

Pérez Barquero es una de las pocas Bodegas reconocidas, desde hace años, con el Sello Pyme Innovadora que concede la Dirección General de Innovación y Competitividad dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Tal distinción demuestra que la I+D+i también es posible en el sector vitivinícola.

El sello que distingue a Pérez Barquero como PYME INNOVADORA pasa a incorporase a la imagen de marca de la Bodega. Conscientes de la importancia de la innovación – en los productos que ofrece, en el proceso productivo y en su propia organización – Pérez Barquero  viene desarrollando, desde hace nueve años, diversos Proyectos de I+D en colaboración con CDTI: 1. Proyecto 1: 2013 - 2014. Bebidas alcohólicas aromatizadas cromáticas, basadas en la ionización de antocianinas por viraje ácido-básico. 2. Proyecto 2: 2015 - 2017. VICI: Bases vínicas y cítricas con superposición de sistemas reticulares solidificados de polímeros no newtonianos en formato "shot drink". 3. Proyecto 3: 2018 - 2020. PXBUBBLE: Nuevos vinos espumosos y bebidas de baja graduación alcohólica a partir de uva Pedro Ximénez y la selección de levaduras autóctonas. 4. Proyecto 4: 2020 - 2022. Mecanismos que permitan mantener el velo de flor sobre crianza biológica para afrontar los efectos adversos del cambio climático.  5. Proyecto 5: 2022 -2024. Aceleración biológica y adaptación a elevada acidez volátil en vinos tranquilos.

Sobre Pérez Barquero: Pérez Barquero es la cabecera de un Grupo de empresas en el que se integran otras 3 Bodegas de las D.O. Montilla-Moriles: Gracia Hermanos, Compañía Vinícola del Sur y Tomás García, reconocido con las distinciones más relevantes en el mundo del vino.

El proyecto cuenta con el apoyo del CDTI y la colaboración de la Universidad de Córdoba, mediante la participación del Grupo de Investigación Vitenol y del Grupo de Instrumentación y Electrónica Industrial

 Las elevadas temperaturas de los últimos días y el aumento general de sus valores, como consecuencia del calentamiento global, afecta a las bodegas donde se conduce la crianza de los vinos finos tradicionales de Andalucía. La bodega cordobesa Pérez Barquero está a pocas semanas de concluir el que será su cuarto proyecto de I+D+i : “Mecanismos que permitan mantener el velo de flor sobre crianza biológica para afrontar los efectos adversos del cambio climático.” Un proyecto de I+D+i que cuenta con el apoyo de dos Grupos de Investigación de la Universidad de Córdoba (UCO): el Grupo de Investigación Vitenol y el de Instrumentación y Electrónica Industrial. Para desarrollar el proyecto, financiado a través del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial del Ministerio de Ciencia e Innovación), ha sido además fundamental la mediación de la consultora murciana Paudire, experta en gestión de proyectos de innovación conectando ciencia y empresa.

Este es el segundo proyecto de I+D+i que acomete el Grupo empresarial Pérez Barquero con ayuda de Paudire, y tiene como objetivo analizar y diseñar mecanismos que permitan la permanencia del velo de flor durante el mayor tiempo posible en la superficie de los vinos sometidos a crianza biológica, sin pérdida de calidad. Juan Márquez, enólogo del Grupo, explica que “investigar estos procesos con un enfoque multidisciplinar es fundamental para Pérez Barquero, siendo parte sustancial de este proyecto de I+D+i el estudio de un control microbiológico de la crianza”. Por su parte, el profesor Juan Moreno, responsable del Grupo Vitenol, destaca entre los resultados obtenidos la selección de levaduras aclimatadas a altas temperaturas. Estas levaduras se están actualmente analizando y caracterizando mediante pruebas bioquímicas y se están sometiendo a ensayos en las bodegas del Grupo Pérez Barquero. Algunos resultados relevantes sobre la biodiversidad de levaduras en esta bodega han sido publicados recientemente en la revista científica internacional Frontiers in Microbiology (Carbonero-Pacheco et al., 2022; https://doi.org/10.3389/fmicb.2021.825756).Asimismo, el Dr. Moreno destaca el “entusiasmo y alto grado de implicación en este proyecto de los investigadores Juan Carlos García-Mauricio y Juan R. Carbonero-Pacheco.”

El actual es el segundo proyecto de I+D+i que la compañía cordobesa está ejecutando con el asesoramiento de Paudire (consultora de innovación en Murcia) y la colaboración de ambos grupos de investigación de la UCO.El primer proceso innovador de Pérez Barquero dio como resultado un nuevo vino espumoso brutnature comercializado con el nombre de G1, del que el Dr. Moreno destaca que “se ha logrado realizar, por primera vez, la segunda fermentación en botella con una levadura autóctona de velo de flor, Saccharomyces cerevisiae G1, aislada en la primera mitad de los años 80 por el profesor Juan Carlos García Mauricio y originaria de Bodegas Gracia (grupo Pérez Barquero)”. Elaborado con vino base de uva Pedro Ximénez, procedente de los mejores pagos de Albarizas, y licor de expedición de vinos generosos viejos, el espumoso, cuya producción se agotó en apenas 10 días tras salir a la venta, resultaba fruto de la investigación con el grupo Vitenol de la Universidad de Córdoba, el apoyo del CDTI y la coordinación de nuevo de Paudire Innova.

Sobre Pérez Barquero y Paudire

Paudire, con más de 40 proyectos de I+D+i desarrollados junto a diferentes empresas en los últimos 5 años, es una consultora experta en conectar ciencia y empresa a través de mecanismos de financiación nacional, europea y regional. Por su parte, Pérez Barquero cuenta con el Sello Pyme Innovadora del Ministerio de Economía e Industria. La bodega produce y comercializa vinos, vinagres, vermouth y bebidas espirituosas en el mercado nacional y exterior, siendo líder de ventas internacionales dentro de la Denominación de Origen Protegida Montilla Moriles de Córdoba.

El profesor de la Universidad del Estado de California (CSU) en Fresno (USA), Alejandro Calderón Urrea realiza una estancia de investigación en el Departamento de Agronomía de la UCO con el objetivo de crear sinergias en la investigación sobre patología vegetal y control de plagas

 

Las plagas agrícolas están protagonizadas por poblaciones de animales fitófagos (que se alimentan de plantas) que disminuyen la producción de los cultivos a los que atacan. Los nematodos son parásitos que afectan a una multitud cultivos a lo largo y ancho del mundo, causando graves pérdidas económicas a la agricultura.

Durante décadas, la comunidad científica ha buscado desarrollar productos que acaben con los nematodos (nematicidas) que sean efectivos, pero también respetuoso con el medioambiente. En la búsqueda de este tipo de estrategias ha desarrollado su carrera investigadora el profesor Alejandro Calderón – Urrea del Departamento de Biología de la Universidad del Estado de California (CSU) en Fresno (USA), que ha trabajado durante dos meses en sinergias en la investigación con investigadores de la Unidad de Excelencia María de Maeztu – Departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba.

Teniendo en cuenta que uno de los nematicidas más efectivos contra esta plaga era, hace unos años, el bromuro de metilo (o bromometano),y que ha sido prohibido por sutoxicidad tanto para el medioambiente como para las personas, el laboratorio de Calderón – Urrea ha desarrollado dos productos efectivos en la tarea de controlar las plagas de nematodos. Concretamente, centraron su investigación en uno de los más peligrosos para un amplio rango de cultivos y ecosistemas: el nematodo Meloidogyne incognita, capaz de reproducirse por partenogénesis, es decir, sin necesidad de la participación de machos.

La primera de las alternativas que desarrolló este laboratorio se centró en el uso de la proteína CED-4, que juega un papel central en el mecanismo de muerte celular de los nematodos, como estrategia de control. Aislaron esa proteína en laboratorio, la purificaron y la dividieron en trozos más pequeños conocidos como péptidos. Entonces, expusieron a los nematodos a 12 de los péptidos que habían desarrollado a partir de esa proteína de muerte celular y el resultado fue satisfactorio: 3 de esos 12 péptidos inducían la muerte al 100% de los nematodos usados. A partir de esos 3 péptidos desarrollaron el producto que funciona como herramienta para el control de nematodos en campo.

La segunda línea de investigación que obtuvo como resultado otro producto para usar en el control de nematodos está basada en el uso de chalconas, unas moléculas pequeñas que se encuentran en plantas. Con el objetivo de conocer cómo funcionarían frente a los nematodos Calderón – Urrea y su equipo desarrollaron una base de datos de 100 de estas moléculas modificando distintos aspectos en cada una, en busca de la combinación que hiciese frente a los nematodos.

Como resultado, encontraron que 8 de estas moléculas presentaron un buen nivel de control contra los parásitos y 3 de ellas, especialmente, eran capaces de acabar con ellos incluso estando estos a bajas concentraciones. “Vimos, además, que estas tres moléculas actuaban de manera diferente, por lo que al combinarlas, obtuvimos un efecto de sinergia, aumentando el potencial de acabar con nematodos a una concentración más baja aún” – señala el profesor.

Uno de los mayores problemas a la hora de desarrollar productos para el control de parásitos en plantas es que los parásitos acaban desarrollando resistencia a esos productos. Sin embargo, con el uso de estas dos estrategias combinadas hay esperanza, como resalta el profesor que cree que “la combinación de chalconas y péptidos puede funcionar ya que actúan en sistemas diferentes del organismo y al nematodo le cuesta más esfuerzo y más tiempo desarrollar esa resistencia”. Estos dos productos, tanto el desarrollado a partir de péptidos como el que se creó a partir de chalconas, han sido patentados y están más cerca de la distribución en Estados Unidos e India, cerrando así el círculo de la transferencia.

La estancia de dos meses del profesor Calderón – Urrea en DAUCO se encuadra en el trabajo de su laboratorio con el laboratorio del investigador de DAUCO Juan Moral, en una línea de investigación en la que analizan si las chalconas podrían controlar los hongos patógenos que afectan a diversos cultivos.

Un equipo del Departamento de Agronomía de la UCO y el IAS – CSIC mejora la simulación del rendimiento de cultivos usando imágenes satelitales

La agricultura moderna busca optimizar la eficiencia y la rentabilidad de las explotaciones a través de información cuantitativa. En los sistemas de secano locales, donde se observan variaciones espaciales en el rendimiento de los cultivos, la comunidad agrícola busca conocer de qué modo varía el potencial productivo dentro de una misma parcela agrícola, para definir el manejo que mejor se ajuste a cada zona. Sin embargo, ese potencial productivo se viene evaluando tradicionalmente con modelos de simulación de cultivos, que uniformizan las condiciones de la parcela, ignorando las variaciones espaciales. Esta limitación afecta las relaciones entre lo que se simula y lo que ocurre a la escala de campo.

Con el objetivo de mejorar las simulaciones del rendimiento, se ha integrado la variación espacial en los modelos de simulación de cultivos; un equipo formado por el catedrático emérito de la Unidad de Excelencia María de Maeztu – Departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba (DAUCO) Elías Fereres y la Drª. Margarita García-Vila, junto a los investigadores del Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC (IAS-CSIC) Ing. Tomás Roquette Tenreiro, Dr. José A. Gómez y Dr. José A. Jiménez ha estudiado el potencial uso de imágenes satelitales para estimar el grado de cobertura de suelo y asimilarlo en modelos de simulación a fin de poder escalar predicciones de rendimiento a la escala de campo.

El grado de cobertura del suelo es el área proyectada de suelo que está cubierta por vegetación fotosintéticamente activa. Este parámetro es utilizado por algunos de los modelos de simulación para cuantificar el estado de crecimiento y desarrollo del cultivo, y también, para calendarizar su estado fenológico (si se encuentra en un estado vegetativo o reproductivo). De este modo, “la obtención de este parámetro aporta no sólo información cuantitativa del grado decrecimiento del cultivo, sino, también información que permite indirectamente calendarizar su fenología; algo fundamental para una correcta calibración de un modelo, y con elevado potencial para la simulación del rendimiento a la escala de una parcela agrícola donde se observe variabilidad espacial” señala Tomás Roquette Tenreiro.

Utilizando el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI) a través de imágenes satelitales, se hace posible la obtención del grado de cobertura de suelo, y su variación espacial y temporal. Este estudio propone correlaciones genéricas y de fácil computación entre los dos factores para 13 cultivos herbáceos distintos, relevantes en el ámbito de la agricultura española y europea; como son el trigo o el maíz.

Esta relación permite al modelo simular el crecimiento y el desarrollo temporal del cultivo en diferentes zonas dentro de la misma parcela. “Contar con una relación genérica disponible entre el índice de vegetación NDVI y el grado de cobertura del suelo para distintos cultivos, permite hacer una predicción más fiable de los rendimientos del cultivo y de su variación espacial” apunta Margarita García-Vila, algo que supone “potenciales aplicaciones relacionadas con la gestión de riesgos, seguros agrícolas y/o sistemas de evaluación de explotaciones” como refiere Tomás Roquette Tenreiro.

Los resultados de este estudio fueron validados de manera experimental en condiciones de campo, presentando una incertidumbre similar al margen de error existente en el uso de cosechadoras de precisión. La colaboración en este trabajo de explotaciones agrícolas locales como el “Cortijo La Reina”, pone de manifiesto el interés del sector en la mejora de este tipo de tecnologías y su potencial valor para definir nuevas estrategias de gestión.

Conocer este tipo de relaciones que determinan la variabilidad observada en una parcela agrícola y simulando el rendimiento del cultivo de forma espacial, permite un “viaje en el tiempo” en el que se puede mapear el rendimiento del cultivo en una parcela donde no se haya recogido dicha información.

Modelo AquaCrop

El grupo del catedrático de DAUCO Elías Fereres, lleva varios años colaborando con la FAO en el desarrollo del modelo AquaCrop, un modelo que simula la productividad del agua en un entorno de limitaciones de este recurso como es la zona mediterránea. Con este último trabajo se presentan nuevas posibilidades para el uso del modelo AquaCrop; permitirá obtener parámetros determinantes con una resolución espacial fiable que servirán para simular rendimientos a la escala de campo, y con potencial aplicación en sistemas de agricultura de precisión.

Tenreiro, T., García-Vila, M., Gómez, JA., Jiménez-Berni, JA., Fereres, E., (2021) Using NDVI for the assessment of canopy cover in agricultural crops within modelling research, Computers and Electronics in Agriculture, Vol 182,106038 https://doi.org/10.1016/j.compag.2021.106038 

El proyecto Diverfarming obtiene 7 litros de aceite esencial por hectárea a partir de los tomillos de invierno, fruto de la diversificación de almendros de secano en Murcia

El aceite esencial de tomillos de invierno (Thymus hyemalis) se convierte en uno de los primeros resultados del proyecto europeo Diverfarming, financiado a través del programa H2020 de la Comisión Europea, para la experimentación e implantación de técnicas de diversificación de cultivo y manejos sostenibles

La diversificación con tomillos de invierno  en secano de una  finca experimental (Los Escuderos,  Murcia) dedicada  al monocultivo del almendro (Prunus dulcis)  pretende obtener rentabilidad económica con la doble cosecha de almendros y tomillo y, además, tratar de recuperar la salud del suelo en un terreno muy erosionado y con poca materia orgánica en suelo.

De la primera cosecha a partir de tomillos plantados entre los almendros de secano, recolectada en marzo de este año, se obtiene un contenido medio de aceite de 0,62%, esto corresponde a los mililitros de aceite que se extraen a partir de 100 gramos de material fresco. Por tanto, de la cosecha de esta finca, se extraen en torno a 7 litros de aceite esencial por hectárea. Pese a que estas plantas no se suelen cultivar, entre otros motivos porque no son los tomillos más productivos, y su recolección suele ser silvestre, sin embargo, diversos estudios experimentales de monocultivos en secano y regadío con la misma especie apuntan a rendimientos y producciones ciertamente mayores. Con otra especie de tomillo, y diversificando almendros, un estudio experimental arroja resultados similares a los aquí mostrados. Debido a la temprana floración del tomillo de invierno le permite a esta esencia adelantarse en el mercado frente a la de otros tomillos y aromáticas, lo que genera cierto interés económico.

Esta planta (Thymus hyemalis) es endémica de Alicante, Murcia y Almería, y crece espontáneamente en las manchas de vegetación natural que existen en la zona de estudio. La floración simultánea de almendros y tomillos de invierno han atraído a la finca polinizadores, dando como resultado una explosión de colores y olores y una buena cosecha.

El objetivo de la plantación de estos tomillos es múltiple, pudiendo resultar potencialmente en un co-beneficio tanto para el agricultor, con escasos ingresos en secano, como medioambiental considerando la protección que ejercen en el suelo frente a la erosión, la mejora que introducen en la calidad del suelo y su efecto positivo en los polinizadores. Dado el amplio marco de plantación que suelen tener los almendros en secano, la presencia de una cubierta vegetal evita que las calles entre almendros estén completamente desnudas y expuestas a la erosión con la consiguiente pérdida de fertilidad del suelo. Además, estos tomillos de invierno pueden vivir en suelos muy empobrecidos en materia orgánica y aguantar ciclos de extrema sequía e inundaciones severas.

Esta es una de las dos diversificaciones que el proyecto Diverfarming estudia en esta zona experimental junto con la tápena (Capparis spinosa). En un paisaje con mayor biodiversidad, se trata de evaluar los beneficios ambientales de la diversificación de cultivos, como la mejora de la calidad de suelo y su protección frente a la erosión, a la vez que se tiene en cuenta su efecto sobre la producción del almendro. Esta investigación la supervisa directamente el grupo de Conservación de Suelos y Agua del CEBAS (CSIC).

Diverfarming es un proyecto financiado por el Programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, dentro del reto de “Seguridad Alimentaria, Agricultura y Silvicultura Sostenibles, Investigación Marina, Marítima y de Aguas Interiores y Bioeconomía” que coordina la Universidad Politécnica de Cartagena, y participan la Universidades de Córdoba (España), Tuscia (Italia), Exeter y Portsmouth (Reino Unido), Wageningen (Países Bajos), Trier (Alemania), Pècs (Hungría) y ETH Zúrich (Suiza), los Centros de Investigación Consiglio per la Ricerca in Agricoltura e l'Analisi dell'Economia Agraria (Italia), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (España) y el Instituto de Recursos Naturales LUKE (Finlandia), la Organización Agraria ASAJA y las Empresas Casalasco y Barilla (Italia), Arento, LogísticaDFM e Industrias David (España), Nieuw Bromo Van Tilburg y Ekoboerdeij de Lingehof (Países Bajos), Weingut Dr. Frey (Alemania), Nedel-Market KFT y Gere (Hungría) y Paavolan Kotijuustola y Polven Juustola (Finlandia).

Tras tres años de trabajo, el proyecto WeinApp liderado por la UCO, crea un glosario de términos vitivinícolas que recoge las traducciones del léxico en inglés, francés y alemán

El universo vitivinícola impregna diferentes ámbitos de la sociedad cordobesa, desde el tejido socioeconómico hasta el acervo cultural pasando por el lenguaje y las relaciones sociales. La necesidad de contar las características y la idiosincrasia propia de los vinos cordobeses en particular y los andaluces en general en diferentes idiomas es lo que determina la existencia del proyecto WeinApp, un proyecto que entronca directamente con el territorio.

Que el sector cuente con un vocabulario mínimo para contar los caldos de origen en el extranjero es uno de los objetivos que motiva al proyecto WeinApp que, liderado por la Universidad de Córdoba en colaboración con la Universidad de Cádiz, ha desarrollado una base terminológica relacionada con el sector teniendo en cuenta áreas como el cultivo de la vid, los procedimientos técnicos de creación de los diferentes vinos, el embotellado o la comercialización en sí.

Tras tres años, el equipo liderado por las investigadoras principales Carmen Balbuena Torezano y Manuela Álvarez Jurado, ambas profesoras de la Facultad de Letras de la Universidad de Córdoba, han determinado siete dominios (ámbitos terminológicos) fundamentales para el lenguaje del vino, compuestos, a su vez, por una gran rango de subdominios. Por ejemplo, dentro del dominio del cultivo de la vid se encuentran subdominios como el ciclo vegetativo o las enfermedades de la planta, además de la labranza, prácticas de manejo o las herramientas que se usan. Para realizar esta búsqueda de dominios y clasificación, el personal del proyecto se dividió en tres equipos coincidiendo con los tres idiomas: desde la Universidad de Cádiz se trabajó el inglés, el equipo de Manuela Álvarez el francés y el de Carmen Balbuena el alemán.

A partir del análisis textos como boletines oficiales como el de la Organización Internacional de la Viña y el Vino y demás documentos oficiales, el equipo investigador de WeinApp identificó los dominios y comenzaron a clasificar términos para, finalmente, conseguir el glosario del lenguaje del vino, formado por centenares de fichas en las que se trata cada término de manera multilingüe, en inglés, francés, alemán y español. Esta base de datos terminológica está siendo volcada a una aplicación móvil para que, cualquier persona, pueda llevar en su bolsillo el lenguaje del vino, esté en el país que esté.

El área de la comercialización vitivinícola tiene mucho de trato personal, por lo que la posibilidad de comunicarse con el importador en su lengua materna aumenta la calidad de la transacción, además de ahorrar costes de interpretación y afianzar mucho más las relaciones. A pesar del avance de la tecnología, la comunicación personal sigue siendo una de las mejores herramientas para el comercio. Lo mismo ocurre con una cata dirigida, siempre será mejor poder explicar los caldos con los términos adecuados en el idioma de quien está catando los vinos que tener que usar un sistema de interpretación vía pinganillo.

Este proyecto, que beneficia al sector vitivinícola y las administraciones públicas, ha tenido muy buena acogida entre los consejos reguladores de las denominaciones de origen Montilla Moriles y Jerez. En el caso de la denominación cordobesa, el equipo del proyecto ha hecho traducciones para sus cursos de cata y formación de vitivinicultores.

De los tres años de trabajo de este proyecto han resultado también tres tesis, decenas de publicaciones a nivel internacional y la participación continuada del equipo investigador en diversos congresos científicos, abriendo las puertas a la continuidad del estudio del lenguaje del vino en diferentes idiomas.

WeinApp, liderado por la Universidad de Córdoba y financiado con fondos Feder por el Programa de I+D+i orientada a retos para la Sociedad 2016 del Ministerio de Economía y Competitividad, se convierta en una herramienta indispensable para el mundo del vino y su crecimiento.

 

Durante el encuentro, que se celebrará el 6 de junio en La Grajera, se expondrán los resultados del proyecto Wetwine en el que participan doce regiones europeas, entre ellas La Rioja

La jornada "Sistemas innovadores en la gestión y valorización de subproductos vitivinícolas" se celebrará el próximo jueves 6 de junio en la Bodega Institucional de La Grajera con el objetivo de dar a conocer los resultados del proyecto europeo Wetwine, en el que participan doce regiones vitícolas de tres países (España, Portugal y Francia), entre ellas La Rioja.

La gestión de los residuos generados por la industria vitivinícola supone un importante impacto económico para las bodegas y destilerías, así como un problema medioambiental. Por ello, en este proyecto se han estudiado alternativas para una gestión más eficiente de los procesos de elaboración y la revalorización de los subproductos vitivinícolas.

Programa

09.30 h Recepción de asistentes

10.00 h Presentación del Proyecto Wetwine

Diego López (Proyecto Wetwine)

10.30 h Sistemas de depuración de efluentes en bodegas: aireación prolongada

Javier Gómez Garrido (Faber 1900)

11.15 h Pausa–café

11.45 h Tendencias tecnológicas en la depuración de efluentes en bodegas. Proyecto LIFE Multi-AD 4 AgroSMEs

Luis Carlos Martínez Fraile (Director técnico de AEMA)

12.30 h Visita a la depuradora de la Bodega de La Grajera

13.30 h Fin de jornada

El Departamento de Ingeniería Forestal participa en un GOSUBER, un grupo operativo que busca modernizar la cadena de valor del corcho

La presencia de zonas de alcornocales en el sur de España hace que, desde hace siglos, el aprovechamiento del corcho haya sido una industria tradicional asociada a estas zonas. El descorche, posterior tratamiento de la materia prima y comercialización de la misma ha empleado a un gran número de personas a lo largo de la historia. Sin embargo, la ausencia de mecanización en los trabajos de extracción es uno de los problemas que presenta esta actividad ya que implica una peligrosidad del trabajo (caídas desde el árbol, accidentes con hachas) y un escaso relevo generacional debido a las condiciones de estacionalidad y dureza de la profesión.

Para afrontar el reto de la modernización del sector del corcho, nace GOSUBER, un Grupo Operativo (agrupaciones de distintos actores para el desarrollo sostenible europeo a través de proyectos de innovación) que busca modernizar y revalorizar la cadena de valor completa del corcho, desde el descorche hasta la comercialización.

Para ello, en un primer lugar, la empresa extremeña COVELESS ha desarrollado una maquinaria específica para la extracción del corcho para dar respuesta a la necesidad de una mecanización de la extracción que requiere la revisión de la organización del descorche.

El Departamento de Ingeniería Forestal de la UCO participa en el desarrollo de la logística de nuevos sistemas de aprovechamiento adaptados a las nuevas tecnologías, y en el establecimiento de protocolos de actuación para su utilización. El equipo de investigación de la UCO  evaluará la productividad y la calidad del descorche con la nueva máquina comparándola con el descorche tradicional. Los ensayos de campo se realizan en las tres principales comunidades productoras de corcho, Andalucía, Extremadura y Cataluña.

Otro de los objetivos del proyecto es el uso de subproductos de corcho en nuevas aplicaciones que incrementen su valor añadido. La UCO participa también en esta línea, analizando las posibilidades de utilización del corcho como sustrato de cultivo, considerando sus propiedades aislantes y bio-absorbentes.

En GOSUBER colaboran entidades públicas y privadas que representan los diferentes intereses del sector; empresas de servicios, asociaciones de propietarios forestales, centros tecnológicos y universidades. Las entidades que participan son TrevincaInversiones Medioambientales, S.L.; Coveless Ingeniería, S.L.; Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE); Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria (INIA); Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía (AMAYA – Junta de Andalucía); Institut Català del Suro (ICSURO); Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CICYTEX – Junta de Extremadura); Jogosa Obras y Servicios, S.L.U. ; Asociación de Dehesas Ecológicas de la Provincia de Huelva (ADEHECO); Consorci Forestal de Catalunya, (CSF); Asociación de Propietarios de Monte Alcornocal de Extremadura (APMAE);Departamento de Ingeniería Forestal (ETSIAM - UCO).Fundación Conde del Valle de Salazar (ETSIM - UPM)

Provide busca asesorar a las administraciones públicas para apoyar la toma de decisiones que contribuyan a proteger todos los valores sociales y ambientales que genera la actividad agrícola

El sector agrario es fundamental para la economía y su actividad genera una parte importante del Producto Interior Bruto de la Unión Europea. Al margen de alimentos y otros productos que pueden comercializarse en el mercado, la agricultura es responsable de generar otros valores, que si bien no pueden cuantificarse ni tener precio ni intercambiarse, son fundamentales para la sociedad.

La agricultura, directa o indirectamente, produce ciertos bienes que no están cuantificados, como, por ejemplo, la biodiversidad, los paisajes, las alternativas de ocio o la fijación de dióxido de carbono. Además, también es responsable de generar vitalidad en ciertas zonas rurales que estarían aún más despobladas si cesara la actividad agraria. El hecho de que estos bienes no tengan precio, no quiere decir que no sean importantes.

Paradójicamente, los sistemas agrarios que generan esta serie de bienes públicos en mayor cantidad suelen tener asociados problemas de baja rentabilidad económica, lo que pone en peligro su continuidad y, por tanto, la generación de estos servicios fundamentales. Ante este contexto, la nueva Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea, que se implementará a lo largo de los próximos años, contemplará ciertas reformas destinadas a conservar estos bienes públicos a través de ayudas al sector agrario.

Aquí es donde, precisamente, entra en juego el PROVIDE, u proyecto de investigación en el que ha participado la Universidad de Córdoba junto a otros socios europeos y que pretende proporcionar herramientas para que las administraciones públicas respalden la provisión inteligente de bienes públicos y servir de apoyo en la toma de decisiones políticas para la valorización de este valor de la actividad agrícola.

Según destaca el catedrático José Antonio Gómez Limón, uno de los autores principales de la investigación, “nuestro cliente son los gobiernos, ya que demandan información para tomar decisiones políticas de forma más eficiente”. Para ello, el proyecto, en el que también ha participado el investigador Anastasio Villanueva, ha realizado distintas investigaciones para generar información relevante sobre los costes y beneficios de estos bienes que están fuera de los circuitos del mercado.

Concretamente, de los distintos sistemas agrarios relevantes desde la perspectiva de los bienes públicos, el grupo ha realizado un caso de estudio para el olivar de montaña. En este sentido, tal y como indica Gómez Limón, uno de los resultados más importantes ha sido el de desarrollar una propuesta concreta de programa medioambiental que, “con un presupuesto similar al que ahora se está dotando para este sistema agrario, permitiría que los agricultores siguieran obteniendo esta ayuda, pero produciendo más bienes públicos”.

Por otro lado, en el marco del proyecto, se ha realizado un mapeo a nivel europeo sobre la oferta y la demanda de distintos bienes públicos. En el caso concreto de Andalucía, se comprobó que había determinados puntos en la dehesa y en el olivar de montaña en los cuales se producían estos bienes a un nivel más elevado que la media. Precisamente se trataba de lugares asociados a una agricultura extensiva, y es que, tal y como indica el investigador Villanueva, en los sistemas intensivos, en los que se intenta producir al máximo de su potencial, “los costes de oportunidad son mayores, lo que implica que, si el agricultor decide mejorar la provisión de bienes públicos, de alguna forma está perdiendo más ingresos”. El mapeo, además también ha servido para determinar aquellos puntos en los que sería necesaria una acción política para mejorar el potencial estos bienes. Por ejemplo, tal y como indica Gómez Limón, el sistema de regadío e Andalucía tiene un potencial de mejora muy importante.

En definitiva, el proyecto, en el que han participado 14 universidades europeas y centros de investigación, está destinado a la transferencia de conocimiento hacia las administraciones públicas para que protejan al sector agrario y su capacidad para seguir generando bienes públicos, bienes que, aunque carezcan de precio, poseen un alto valor.

 

El equipo español de Diverfarming evalúa su segundo año de trabajo y traza la estrategia de colaboración con agricultores

 

A las puertas del segundo aniversario de la puesta en marcha del proyecto europeo Diverfarming, que lidera la Universidad Politécnica de Cartagena y financia el programa H2020 de la Comisión Europea, el grupo de socios españoles que forman parte de este consorcio ha celebrado la segunda Reunión Anual de la Región Mediterráneo – Sur, coordinada por la investigadora del Departamento de Edafología de la Universidad de Córdoba Beatriz Lozano.

 

La reunión, que tuvo lugar en la sede de Zaragoza del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), fue inaugurada por el director de la Estación Experimental de Aula Dei (EEAD  - CSIC), Jesús Val, y la delegada del CSIC en Aragón, María Jesús Lázaro y dio lugar a la evaluación del trabajo realizado en el proyecto en los últimos doce meses.

 

De este segundo año se extraen resultados importantes como los obtenidos del caso de estudio número 16, en el que se asocian distintos productos hortícolas con legumbres en un terreno experimental de la huerta murciana, zona aquejada de problemas agrícolas y medioambientales.

 

En este caso se demuestra cómo tanto el intercalado (combinar dos plantas en la misma hilera) como la asociación 1:1 (alternar hileras de cada cultivo) de melón y caupí (una variedad de judía o frijol) hizo aumentar considerablemente la producción de melón, incrementando tanto su peso como el número de frutas. Bajo técnicas de arado reducido, fertilización optimizada, control integrado de plagas e incorporación de abono verde derivado de los restos de cosecha se comprueba que aumenta también la fijación de nitrógeno al suelo, ya que las leguminosas lo hacen de manera biológica, reduciendo así el aporte de fertilizantes. Que la época de floración del caupí sea inmediatamente previa a la del melón provocó que los polinizadores acudiesen a estas flores, facilitando la polinización del melón.

 

Otro de los hitos derivados de este año y que abren una vía de sostenibilidad para la comunidad agrícola es la elección del lavandín (mezcla de lavanda y espliego) como cultivo asociado al olivar. Tras el estudio de la cadena de valor de este producto por parte de los investigadores de la Universidad de Jaén que trabajan dentro del grupo formado por la UCO, se encontró una alta idoneidad con el olivar tradicional. Este cultivo que crece en enclaves con régimen de precipitación de hasta 300 mm al año tiene como destino final la perfumería de gama no alta y la industria de la higiene. Su inclusión entre las calles del olivar tradicional permitiría al agricultor una segunda renta, beneficios de políticas agrícolas en el caso de ser considerada cubierta vegetal y una revalorización de esos olivares que, actualmente, luchan por ser sostenibles frente a los intensivos y ultra mecanizados. Los primeros ensayos técnicos se llevan ya a cabo en el olivar experimental que el proyecto tiene en Torredelcampo (Jaén).

 

Durante la jornada, también tuvo lugar la presentación del prototipo de maquinaria que combinará las diversas funcionalidades que cada cultivo necesita durante su ciclo de vida. Por su parte, el equipo de comunicación, liderado por la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Córdoba, presentó la estrategia para la creación de las ‘Communities of practitioners’ que serán las comunidades de agricultores que pongan en marcha la diversificación en sus fincas con la ayuda y el soporte técnico del equipo Diverfarming.

 

Para finalizar, el personal asistente a la reunión pudo visitar uno de los 8 casos de estudio que se llevan a cabo en terreno nacional, que es un ensayo de regadío situado en Zaragoza y en el que se combinan cereales de invierno con leguminosas como el guisante o la veza. Como cierre, para conocer la cadena de valor y el destino final del cultivo, se recorrió la fábrica de sémola de la empresa aragonesa ARENTO.

 

Diverfarming es un proyecto financiado por el Programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, dentro del reto de “Seguridad alimentaria, agricultura y silvicultura sostenibles, investigación marina, marítima y de aguas interiores y bioeconomía” en el que participan las Universidades Politécnica de Cartagena y Córdoba (España), Tuscia (Italia), Exeter y Portsmouth (Reino Unido), Wageningen (Países Bajos), Trier (Alemania), Pècs (Hungría) y ETH Zúrich (Suiza), los centros de investigación Consiglio per la ricerca in agricoltura e l'analisi dell'economia agraria (Italia), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (España) y el Instituto de Recursos Naturales LUKE (Finlandia), la organización agraria ASAJA y las empresas Casalasco y Barilla (Italia), Arento, LogísticaDFM e Industrias David (España), Nieuw Bromo Van Tilburg y Ekoboerdeij de Lingehof (Países Bajos), Weingut Dr. Frey (Alemania), Nedel-Market KFT y Gere (Hungría) y Paavolan Kotijuustola y Polven Juustola (Finlandia).

Página 1 de 6
Vino en Rama

Vino de Montilla

En Montilla ( Córdoba ) España se produce vino de calidad inigualable siendo una tradición casi milenaria. El Vino de Montilla, es apreciado en todo el mundo algunos de sus vinos han logrado 100 puntos en la famos guía Parker. Toro Albalá impulsor del proyecto Vino en Rama obtiene 100 puntos con su Don Px Convento Selección 1946.

Vino de Montilla Moriles
Apd. Postal nº 66 14900 Lucena (Córdoba - España)

E-mail: comunicacion@vinodemontillamoriles.com

Tel: +34 902 18 11 22
Móviles: 676 93 95 14 - 659 21 81 09

@MorilesMontilla

Aviso Legal Y Política de Privacidad

© Vino y Vinagre de Montilla Moriles
Prensa
Begoña Bilbao prensa@catalweb.net
Rafael López contenidos@catalweb.net