Mostrando artículos por etiqueta: mujer

 

El Día Mundial de las Mujeres Rurales nació en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, organizada por la ONU y celebrada en Pekín en 1995. AMFAR comenzó a conmemorar esta fecha en el año 1997, convirtiéndose en la organización pionera en España en la celebración de esta efeméride.
 
Este 15 de octubre de 2021 lo conmemoramos bajo el lema “La participación de las mujeres rurales en los órganos de gobernanza”. Celebro que este año podamos retomar la presencialidad en los actos organizados por AMFAR con motivo de este Día Mundial de las Mujeres Rurales, después de atravesar una crisis sanitaria que nos ha obligado al confinamiento y al aislamiento social.
 
Las mujeres rurales de AMFAR, mujeres de todas las edades, perfiles y ocupaciones, se dedicaron en cuerpo y alma a sacar adelante a sus familias y sus negocios con más esfuerzo y valentía que nunca si cabe.

Si algo nos ha enseñado esta pandemia, es que las mujeres rurales son ejemplo de solidaridad, esfuerzo y capacidad de trabajo. Esta pandemia ha puesto de manifiesto, por un lado, la fragilidad del modelo asistencial, y por otro, la fortaleza de las mujeres para atender cualquier situación social, sanitaria o económica en las zonas rurales.
 
Lo vimos en los primeros meses de pandemia, cuando las agricultoras y ganaderas de todos los rincones de este país continuaron trabajando sin descanso para garantizar el abastecimiento de alimentos de calidad a la sociedad. Y nos lo volvieron a demostrar con las muestras solidarias de tantas mujeres rurales que confeccionaron mascarillas, atendieron a personas mayores y dependientes, apoyaron a sus hijos durante el curso escolar o mantuvieron sus negocios con muchas dificultades. Todo ello lo hicieron con el único objetivo de aliviar la dura situación que atravesábamos y facilitar la vida a los demás.
 
Pero las mujeres rurales no pueden seguir tirando del carro ellas solas. El mundo rural se enfrenta a serios problemas que requieren del compromiso de la administración y de la sociedad en su conjunto. Problemas como la despoblación, la brecha digital o el desempleo femenino que condicionan el futuro de nuestros pueblos. 
 
Revertir la situación de la llamada ‘España Vaciada’ es uno de los primeros retos a los que debemos dar respuesta. Frenar la despoblación pasa por atender las necesidades de los que viven en los pueblos, y especialmente de las mujeres y los jóvenes, que son los que fijan la población, y por tanto, garantizan el futuro del medio rural. Según datos del Ministerio del Reto Demográfico, del año 2010 al 2019, han perdido población casi el 77% de los municipios españoles, la mayoría de ellos con menos de 1.000 habitantes. Pero la despoblación ya afecta a casi el 70% de las cabeceras, al 63% de las ciudades pequeñas y a más de la mitad de las capitales de provincia.
 
Quiero destacar que España se encuentra inmersa en el diseño de un Plan Estratégico de la PAC 2023-2027, que es clave también para dar solución a la temida despoblación. Por este motivo, el Ministerio de Agricultura ha de pelear una PAC fuerte, sin recortes presupuestarios y sin recortes en las medidas de desarrollo rural.
 
Es esencial mirar al sector agrario con ojos de mujer y ponerse a trabajar en medidas que permitan la conciliación, el cuidado de familiares dependientes y el acceso a la digitalización, si llegan estas medidas, habrá más mujeres en el sector agrario y ganadero. Nos toca defender también la participación de las mujeres en otros sectores estratégicos para la economía rural, como son la caza, la industria agroalimentaria o la digitalización.
 
Según datos del INE, cerca del 92% de los hogares tienen conexión a internet, un porcentaje que baja a 87% cuando analizamos los municipios de menos de 10.000 habitantes. Esto origina una triple brecha digital ligada a la ubicación geográfica, la edad de la persona usuaria y el tamaño del municipio.
 
La incorporación de las mujeres a la digitalización es esencial para dinamizar el territorio, para impulsar el emprendimiento, para poner en valor los recursos que ofrece cada zona, para la cohesión social, para alcanzar la igualdad de oportunidades y para combatir las cifras de desempleo que lamentablemente siguen teniendo cara de mujer.
 
España fue en 2020 el país de la UE donde más creció el paro entre las mujeres, cerrando el ejercicio con 1.933 mujeres autónomas menos, una caída que no se producía desde el año 2012.
 
Por todo ello, quiero aprovechar estas líneas para recordar que desde AMFAR seguiremos trabajando en la formación de las mujeres rurales, en el emprendimiento, en la incorporación al sector agrario, en la igualdad de oportunidades, y como no, en la lucha contra la violencia de género, otra de las grandes lacras de nuestra sociedad que también se acentúa en las zonas rurales. Concretamente, en lo que llevamos de año, el 40% de las víctimas mortales residía en municipios de menos de 30.000 habitantes.
 
Desde AMFAR seguiremos trabajando para que se escuche la voz  de las mujeres rurales españolas. Para impulsar su presencia y participación en todas las esferas de la vida. Seguiremos adaptándonos a cualquier situación que se presente, tal y como hemos hecho con la crisis sanitaria, con esfuerzo y profesionalidad.
 
Por último, aprovecho para felicitar y reconocer la encomiable labor de las mujeres rurales en este 15 de octubre tan especial, Día Mundial de las Mujeres Rurales.
 

La Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR) ha asistido a la III Edición del ‘Ciudad Real Business Market’ organizado por el Instituto de Promoción Económica y Empleo (IMPEFE) del Ayuntamiento de Ciudad Real.
 
Martina Diezma, en representación de AMFAR, ha participado en este foro ofreciendo los servicios de AMFAR de apoyo al emprendimiento rural femenino.

La Federación AMFAR cuenta con el programa “Rincón para la Mujer Rural Emprendedora”, una herramienta disponible en la web de AMFAR, www.mujerrural.com, que ofrece a las mujeres rurales cursos de formación, asesoramiento laboral personalizado e información sobre convocatorias, ayudas y legislación laboral.
 
A lo largo de su trayectoria, AMFAR apuesta de forma decidida por el emprendimiento de las mujeres rurales para impulsar su independencia económica, reducir las diferencias retributivas, y promover el equilibrio entre las responsabilidades familiares y profesionales.

La Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR) ha finalizado el proyecto “Atención a Mujeres Rurales con necesidades educativas o de inserción laboral”, un proyecto de ámbito nacional dirigido a favorecer la empleabilidad de las mujeres rurales, su incorporación al mundo laboral y la conciliación de la vida personal, laboral y familiar a través del autoempleo.

El proyecto se ha llevado a cabo, explica la presidenta nacional de AMFAR, Lola Merino, mediante tres actuaciones fundamentales: la impartición de diez cursos online de carácter gratuito, un Servicio de Orientación Laboral y Asesoramiento Personalizado y la información ofrecida a través de la web “Rincón de la Emprendedora”.

Las diez actuaciones formativas se han impartido desde la plataforma www.plazasenred.com y han contado con la participación de 312 mujeres de 27 provincias españolas.

De este modo, se ha cumplido uno de los objetivos marcado por AMFAR en este proyecto “ofrecer las mismas oportunidades formativas a las mujeres rurales de todo el territorio español, llegando a todos los rincones de nuestra geografía y ofreciendo la posibilidad de formarse a la vez que conciliar la vida personal y familiar”, señala Merino.

Los cursos han abordado las siguientes temáticas: Comercio Electrónico, Prevención de Riesgos Laborales, Agricultura Ecológica, Ofimática, Fotografía Digital, Monitor-Guía de la Naturaleza, Diseño de Páginas Web, Restauración de Muebles Antiguos e Instrumentos de Labranza, Igualdad de Oportunidades y Gestión Integral del Turismo Rural, siendo éste último el más demandado por las usuarias, con 75 solicitudes de inscripción.

La formación, recalca Merino, “es el primer paso al emprendimiento femenino, que se perfila como una de las soluciones para frenar la despoblación que afecta al ámbito rural”.

En esta misma línea, el proyecto ha ofrecido un Servicio de Orientación Laboral y Asesoramiento Personalizado que ha atendido gratuitamente a mujeres interesadas en emprender negocios en el ámbito rural.

Además, ha contado con el apoyo de una página web, “Rincón de la Emprendedora”, una herramienta online gratuita que ofrece distintas secciones de interés como entrevistas a mujeres emprendedoras, legislación laboral, información sobre ayudas o normativa a través de la dirección http://rinconemprendedora.mujerrural.com/
 
AMFAR ha desarrollado este proyecto apostando por la incorporación de las mujeres rurales al mundo laboral y facilitar la corresponsabilidad y la conciliación de su vida personal, laboral y familiar a través del asesoramiento o la cualificación, teniendo en cuenta que algunas de ellas empiezan de cero, y que otras deciden continuar con un legado familiar.
 
Este proyecto ha contado con la financiación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

La presidenta nacional de la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural, AMFAR, Lola Merino, ha destacado hoy el papel estratégico de las mujeres rurales para frenar despoblación en Castilla y León. “Hay que dar un verdadero protagonismo a las 40.000 mujeres que residen en el medio rural de Palencia para frenar la sangría demográfica que sufre esta provincia, que ha perdido más de 11.000 habitantes en la última década”.

Así lo ha puesto de manifiesto durante su intervención en la Jornada Final del Proyecto de Cooperación “Mujer y Emprendimiento” coordinado por el Grupo de Acción Local Zona Centro de Valladolid, que ha tenido lugar hoy en Astudillo, en la que ha abordado “Los principales retos y dificultades del emprendimiento de la mujer en el medio rural”.
 
Merino ha señalado que las cifras de la despoblación en España son “alarmantes”, ya que durante los últimos años la población rural española pierde 45.000 habitantes al año, y el 60% de los más de 8.000 municipios españoles se encuentra gravemente aquejado por la extinción demográfica. Cabe destacar, ha dicho, que “Palencia es la cuarta provincia castellanoleonesa que más habitantes ha perdido en este último año, por detrás de Zamora, Ávila y León”.
 
Para la presidenta de AMFAR, Lola Merino, “en este siglo XXI son necesarias políticas que promuevan la igualdad de oportunidades real y efectiva entre mujeres y hombres, que generen empleo de calidad, que fomenten la incorporación de las mujeres al sector agrario, que las convierta en líderes del emprendimiento, que garanticen los servicios sociales, el acceso a las nuevas tecnologías, la reducción de las diferencias retributivas y la corresponsabilidad en el reparto de las tareas familiares y domésticas”.
 
El medio rural español, que supone casi el 90% de la superficie de España, pierde 5 habitantes por hora. Para frenar esta sangría demográfica, AMFAR reclama  la voz de las mujeres rurales y su participación en todos los foros y en la toma de decisiones, porque “un pueblo sin mujeres se muere, desaparece”.
 
En España, las mujeres ya representan un notable 37% del total de perceptores de las ayudas directas de la PAC, cifra que desciende hasta el 28,5% en Castilla y León. Además, recuerda Merino, algunas medidas puestas en marcha para dar visibilidad al trabajo de las mujeres en el campo, como la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias, “no termina de cuajar”. Actualmente sólo 522 mujeres se han dado de alta en esta figura en España, 198 de ellas en Castilla y León, que encabeza el ranking autonómico, si bien, en Palencia sólo se han registrado 20 mujeres.
 
Mujeres Rurales y Emprendimiento
 
Es evidente la apuesta femenina por el autoempleo en las zonas rurales españolas. Según datos de ATA, el 55,3% de los nuevos emprendedores en 2018 fueron mujeres. En términos absolutos, las mujeres representan el 35,6% del total de autónomos en España, cifra que asciende hasta el 54% en el medio rural.
 
La Presidenta de AMFAR, Lola Merino, ha incidido en que el perfil de la autónoma es el de una mujer casada (54,3%) y con hijos (59% de los casos), por lo que “gestionar su propia empresa lleva añadida la gestión de su propio tiempo y compaginar las tareas domésticas, especialmente cuando se trata del cuidado de personas a cargo, hijos, mayores o dependientes”.
 
Un proyecto de cooperación 
 
“Mujer y Emprendimiento” es un proyecto de cooperación coordinado por el Grupo de Acción Local Zona Centro de Valladolid, que cuenta como socios con los grupos de acción local: Adeco Camino (Burgos), Aderavi, Adrimo y Ceder Tietar (Ávila), Adrecag (Salamanca), Adri Cerrato Palentino (Palencia), Aidescom (Segovia) y Adri Palomares (Zamora), todos ellos gestores del programa Leader.
 
La jornada celebrada hoy en Astudillo ha puesto el broche de oro a este proyecto abriendo el debate y el intercambio de experiencias sobre el emprendimiento de las mujeres en el medio rural. De igual modo, en el seminario se ha llevado a cabo un balance de resultados de las acciones realizadas en el mencionado proyecto.

El número de mujeres y su presencia en cargos de poder se iguala al de los hombres en el proyecto europeo Diverfaming

Un total de 69 investigadoras y técnicas participan desde hace algo más de un año en Diverfarming, el proyecto sobre diversificación de cultivos financiado por el programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea. La cifra, que supone el 47 por ciento del equipo del proyecto, es la prueba de la apuesta de Diverfarming por la igualdad de género y la feminización del sector agrícola. La lista de mujeres en Diverfaming está liderada por Marina Giménez de la Oficina de Proyectos Internacionales de Universidad Politécnica de Cartagena, directora de gestión (Project Manager) del mismo.

Las mujeres lideran mayoritariamente la coordinación territorial del proyecto. Así, Beatriz Lozano, investigadora de la Universidad de Córdoba, coordina los trabajos de la región Mediterráneo Sur; Alessandra Trinchera, del Consejo de Investigación en agricultura y análisis de la Economía Agraria – CREA (Italia),  el Mediterráneo Norte, y Kriistina Regina del Instituto Luke (Finlandia), la región Boreal y Violette Geissen de la Universidad de Wageningen (Países Bajos). Mientras,  el liderazgo de los terrenos y fincas experimentales y el de los paquetes de trabajo que analizan los diferentes aspectos que engloba el proyecto están repartidos en un 50 por ciento. Como líder de uno de esos paquetes de trabajo, concretamente el de comunicación y difusión del proyecto, aparece Elena Lázaro, coordinadora técnica de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la Universidad de Córdoba.

Esta paridad dentro del núcleo del proyecto se complementa con medidas que van desde el impulso de actividades de capacitación dirigidas a mujeres o el estímulo de la participación de mujeres granjeras, técnicas o trabajadoras del sector en la red de “Comunidades de agricultores y agricultoras” que pondrán en marcha las prácticas de diversificación de cultivos.

Con la puesta en práctica de este modelo de paridad, Diverfarming se convierte en ejemplo a la hora de feminizar el sector agrícola en un momento en el que, a pesar del progreso experimentado en los últimos años, la situación de la mujer en el plano laboral y económico sigue determinada por la desigualdad.

La diferencia salarial entre hombres y mujeres, la escasez de mujeres en altos cargos y la mayor tasa de desempleo femenino frente al desempleo masculino son problemas que se reflejan en el sector agrícola europeo, donde destaca la baja titularidad de las explotaciones agrícolas por parte de mujeres que se traduce en la permanencia de las mismas en el plano asalariado frente a la masculinización del empresariado rural.

La necesidad de revertir esta situación hasta conseguir un escenario de igualdad es lo que lleva a la Unión Europea y a Diverfarming a incluir la igualdad de género como  principio básico a garantizar.

Las medidas llevadas a cabo en el proyecto, que luego se evaluarán en un informe final sobre género, buscan que este modelo de paridad se traslade a la sociedad, donde todavía perdura el desequilibrio como se puede observar en las diferencias entre cargos en instituciones o empresas agrícolas que se integran en el proyecto, donde todavía las mujeres siguen ocupando puestos de administración u operarias de fabrica en mayor medida, quedando infrarrepresentadas en los puestos de poder.

La dinamización de la economía de las zonas rurales que trae aparejada la diversificación de cultivos ayuda a la creación de empleo y al anclaje de las poblaciones a estas zonas, lo que implica también una revitalización del empleo femenino y una sociedad más igualitaria.

Diverfarming es un proyecto financiado por el Programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, dentro del reto de “Seguridad alimentaria, agricultura y silvicultura sostenibles, investigación marina, marítima y de aguas interiores y bioeconomía” en el que participan las Universidades Politécnica de Cartagena y Córdoba (España), Tuscia (Italia), Exeter y Portsmouth (Reino Unido), Wageningen (Países Bajos), Trier (Alemania), Pècs (Hungría) y ETH Zúrich (Suiza), los centros de investigación Consiglio per la ricerca in agricoltura e l'analisi dell'economia agraria (Italia), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (España) y el Instituto de Recursos Naturales LUKE (Finlandia), la organización agraria ASAJA y las empresas Casalasco y Barilla (Italia), Arento, Disfrimur Logística e Industrias David (España), Nieuw Bromo Van Tilburg y Ekoboerdeij de Lingehof (Países Bajos), Weingut Dr. Frey (Alemania), Nedel-Market KFT y Gere (Hungría) y Paavolan Kotijuustola y Polven Juustola (Finlandia).

La condición de miembro consultivo “especial” permitirá a AMFAR interactuar activamente con el ECOSOC y con sus órganos subsidiarios como son la Asamblea General o el Consejo de Derechos Humanos, así como con la Secretaría de Naciones Unidas, sus programas y agencias.

Desde este momento, AMFAR podrá proponer asuntos de especial interés en el orden del día del Consejo, asistir a sus reuniones y tener acceso a Naciones Unidas. Asimismo, podrá designar representantes para la sede de Naciones Unidas en Nueva York, Ginebra y Viena, participar en eventos y conferencias y actuar como observador en las reuniones públicas del ECOSOC y de sus órganos subsidiarios  y otros organismos intergubernamentales de toma de decisiones en el marco de las Naciones Unidas.

Por otra parte, el ECOSOC podrá solicitar a AMFAR emprender estudios, investigaciones o preparar documentos sobre algún tema en particular y AMFAR asume la obligación de presentar recomendaciones para mejorar con contribuciones efectivas la labor de Naciones Unidas, y en particular, del Consejo o sus comisiones u otras filiales.

Este órgano constituye una plataforma fundamental para fomentar el debate y el pensamiento innovador, alcanzar un consenso para avanzar y coordinar los esfuerzos para conseguir sus objetivos internacionalmente. Asimismo, el ECOSOC es responsable de los resultados de las grandes conferencias y cumbres de las Naciones Unidas. La Carta de Naciones Unidas estableció la creación del ECOSOC en 1945, que se convirtió en uno de los seis órganos principales de las Naciones Unidas.

 
Publicado en Agricultura

La presidenta de la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR), Lola Merino, ha participado hoy en la inauguración de FERDUQUE, la II Feria Nacional Agro-ganadera de los Estados del Duque, que se celebra hasta el próximo domingo 3 de junio en Porzuna (Ciudad Real).

AMFAR participa con stand propio en FERDUQUE, lo que permitirá al público asistente conocer de primera mano los programas de formación, emprendimiento y asociacionismo que AMFAR desarrolla, y entre los que destaca la AGROTC, la Oficina Nacional de Titularidad Compartida, que ya ha asesorado a más de 300 mujeres en darse de alta como profesionales del sector agrario en esta figura jurídica.
 
Asimismo, y con el objetivo de potenciar la participación de las mujeres rurales en los estos órganos de dirección, AMFAR ha organizado para mañana, sábado 2 de junio, un café Tertulia en el que participarán María del Mar Rodríguez Illán y María del Carmen Rojas Nieto, Presidenta y Vicepresidenta de la Comunidad de Regantes Torre de Abraham respectivamente, y Martina Diezman de la Fuente, presidenta de AMFAR Porzuna,

Publicado en Agricultura

Han transcurrido veinte años desde la primera celebración del Día Mundial de la Mujer Rural en España, del que AMFAR (Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural) fue pionera en 1997. Una fecha que fue proclamada por Naciones Unidad en la IV Conferencia sobre la Mujer organizada en Pekín en el año 1995.
Veinte años en los que AMFAR reivindica los derechos de los casi seis millones de mujeres rurales españolas, su papel en la sociedad rural, en la actividad agraria y en el protagonismo que deben tener, junto con los jóvenes, en el diseño e implantación de las políticas de desarrollo rural.
 
En la actualidad, el despoblamiento y la falta de relevo generacional en el campo se han convertido en dos graves problemas que afectan a nuestro mundo rural y que pone en el punto de mira a las mujeres rurales. Nuestra España rural pierde cinco habitantes por hora. En los últimos tres años, la población rural española ha descendido a un ritmo de 45.000 habitantes cada año.
 
De los más de 8.000 municipios que hay en España, más del 60% se encuentran gravemente amenazados por la extinción demográfica, ya que no solo pierden habitantes, sino que registran tasas nulas de natalidad desde hace incluso décadas.
 
El fenómeno de la despoblación se agrava con el envejecimiento progresivo de las localidades más pequeñas, ya que según los datos que nos ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE), cuantos menos habitantes tiene una localidad, más alta es la media de edad de sus habitantes.
 
Por ello, se hace necesario un nuevo modelo de política que fomente la valorización de nuestro medio rural que está pidiendo a gritos la presencia de mujeres y jóvenes para garantizar su supervivencia. Políticas que garanticen la existencia de servicios sociales, un adecuado desarrollo de las nuevas tecnologías, que promuevan la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, que generen empleo de calidad y que fomenten la incorporación de mujeres y jóvenes a la actividad agraria y al emprendimiento, con la finalidad de crear empleo, riqueza, frenar la despoblación y fijar a sus habitantes.
 
La importancia del medio rural español, que supone casi el 90% de la superficie de España, se traduce en la gestión del territorio, en la producción de alimentos de calidad, en la seguridad alimentaria, en el cuidado de los recursos y del medio natural, en la conservación del patrimonio cultural y arquitectónico, de su historia y tradiciones, que constituye la parte más importante de nuestra identidad.
 
En este contexto, se hace esencial la visibilidad de los casi 6 millones de mujeres rurales españolas que son vitales para la diversificación económica, para la vertebración territorial y para la generación de empleo y riqueza, y para ello deben ser el centro de las políticas de desarrollo rural.
 
Debemos aumentar la participación de las mujeres en el mercado laboral y conseguir su independencia económica, reducir las diferencias retributivas entre mujeres y hombres, impulsar la igualdad en la toma de decisiones, promover el equilibrio entre responsabilidades familiares y profesionales, acabar con la violencia sexista que ataca gravemente a las mujeres del medio rural; así como proteger y ayudar a las víctimas.
 
Son muchos los retos que nos quedan por alcanzar, las mujeres rurales españolas estamos decididas a salvar nuestro medio rural, prueba de ello es que la actividad económica de las mujeres alcanza cada vez mayores porcentajes. En el último año, las emprendedoras rurales han superado a las emprendedoras urbanas, ya que el 54% del emprendimiento ha estado liderado por mujeres rurales frente a un 30% de mujeres urbanas. Sin embargo esta apuesta del colectivo femenino rural se ve frenado por la falta de infraestructuras, comunicaciones deficientes, carencia de nuevas tecnologías, necesidades formativas y una sociedad condicionada por arraigos y mentalidades más tradicionales.
 
En este Día Mundial de la Mujer Rural, queremos animar a las instituciones y a la  sociedad en su conjunto a que nos acompañen en los grandes retos que tenemos por delante, para recuperar el 90% de la superficie española, valorizar nuestro medio rural y fortalecer la presencia y participación de las mujeres rurales en todas las esferas de la sociedad.
 
Por último, no quiero dejar pasar esta ocasión, para felicitar a todas las mujeres rurales españolas, por su coraje, valentía y defensa de sus derechos e intereses que suponen el bienestar de toda la ciudadanía.

Publicado en Entrevistas

Este 15 de octubre se celebra el Día Mundial de las Mujeres Rurales. Una fecha para sacar a la luz las demandas de casi seis millones de mujeres rurales españolas, reconocer su papel en la sociedad rural, en las explotaciones agrarias y potenciar su protagonismo en las nuevas políticas de desarrollo rural.
 
La  Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural, AMFAR, aprovecha esta efeméride para reivindicar que estas políticas de desarrollo rural sirvan para frenar la despoblación y la falta de relevo generacional en el campo, dos graves problemas para nuestros pueblos, y que ponen en el punto de mira a las mujeres como garantía de supervivencia y futuro.

Dos asuntos que centrarán las más de veinte actividades que la Federación ha organizado con motivo del Día Mundial de la Mujer Rural en todo el territorio nacional, desde Almería hasta Lugo, pasando por Ciudad Real, Soria, Castellón, Segovia, Toledo, o Zaragoza, entre otros.
 
Nuestra España rural ha descendido en los últimos tres años a un ritmo de 45.000 habitantes por año. Para la presidenta de AMFAR, Lola Merino, “son necesarias “nuevas políticas que garanticen los servicios sociales, el acceso a las nuevas tecnologías, que promuevan la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, que generen empleo de calidad, que fomenten la incorporación de mujeres al campo y las convierta en líderes del emprendimiento, con la finalidad de crear empleo, frenar la despoblación y el envejecimiento rural”, señala.
 
El medio rural español que supone casi el 90% de la superficie de España, pierde 5 habitantes por hora. Para frenar esta sangría demográfica, Merino reclama mayor participación de las mujeres en los órganos de decisión, facilidades para el empleo, reducir las diferencias retributivas, promover el equilibrio en el reparto de las responsabilidades familiares y profesionales y acabar con la violencia sexista, que ataca gravemente a las mujeres del medio rural, el 60% de las víctimas mortales eran mujeres rurales.
 
Según la presidenta nacional de AMFAR, la despoblación también acarrea serias dificultades de acceso al empleo para la mujer rural española. “El mercado laboral del medio rural se caracteriza por una baja tasa de empleo, que se acentúa en el caso de las mujeres, representadas en rangos salariales entre los 400 y los 1.000 euros, mientras que los hombres lo hacen entre los 1.000 y los 1.400 euros”.
 
El sector servicios es el motor de empleo para las mujeres rurales, ya que emplea al 78% de las mujeres rurales ocupadas, frente a un sector agrario que tan solo ocupa al 2% del total, y donde sólo el 0,3% son menores de 25 años edad.
 
Sin embargo, subraya Merino, “el sector agrario, va ganando lentamente presencia femenina en la titularidad de las explotaciones agrarias, en la que ya alcanza casi el 30% del total”.
 
Son muchos los retos que nos quedan por alcanzar, dice Merino, y las mujeres rurales españolas “estamos decididas a salvar nuestro medio rural, prueba de ello es que el aumento de la actividad económica”. En el último año, las emprendedoras rurales han superado a las emprendedoras urbanas, ya que el 54% del total del emprendimiento ha estado liderado por mujeres rurales.
 
En este Día Mundial de la Mujer Rural, AMFAR anima a las instituciones y a la  sociedad en su conjunto a que nos acompañen en recuperar la vida del 90% de la superficie española, valorizar nuestro medio rural y que las mujeres ocupen el lugar que les corresponde por derecho.

Publicado en Agricultura
Página 1 de 4
Vino en Rama

Vino de Montilla

En Montilla ( Córdoba ) España se produce vino de calidad inigualable siendo una tradición casi milenaria. El Vino de Montilla, es apreciado en todo el mundo algunos de sus vinos han logrado 100 puntos en la famos guía Parker. Toro Albalá impulsor del proyecto Vino en Rama obtiene 100 puntos con su Don Px Convento Selección 1946.

Vino de Montilla Moriles
Apd. Postal nº 66 14900 Lucena (Córdoba - España)

E-mail: comunicacion@vinodemontillamoriles.com

Tel: +34 902 18 11 22
Móviles: 676 93 95 14 - 659 21 81 09

@MorilesMontilla

Aviso Legal Y Política de Privacidad

© Vino y Vinagre de Montilla Moriles