Revista de Vino de Montilla Moriles

Portal de noticias independiente sobre vino, enoturismo, agricultura y gastronomía de la región de Montilla Moriles y de otras zonas productoras

Han transcurrido veinte años desde la primera celebración del Día Mundial de la Mujer Rural en España, del que AMFAR (Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural) fue pionera en 1997. Una fecha que fue proclamada por Naciones Unidad en la IV Conferencia sobre la Mujer organizada en Pekín en el año 1995.
Veinte años en los que AMFAR reivindica los derechos de los casi seis millones de mujeres rurales españolas, su papel en la sociedad rural, en la actividad agraria y en el protagonismo que deben tener, junto con los jóvenes, en el diseño e implantación de las políticas de desarrollo rural.
 
En la actualidad, el despoblamiento y la falta de relevo generacional en el campo se han convertido en dos graves problemas que afectan a nuestro mundo rural y que pone en el punto de mira a las mujeres rurales. Nuestra España rural pierde cinco habitantes por hora. En los últimos tres años, la población rural española ha descendido a un ritmo de 45.000 habitantes cada año.
 
De los más de 8.000 municipios que hay en España, más del 60% se encuentran gravemente amenazados por la extinción demográfica, ya que no solo pierden habitantes, sino que registran tasas nulas de natalidad desde hace incluso décadas.
 
El fenómeno de la despoblación se agrava con el envejecimiento progresivo de las localidades más pequeñas, ya que según los datos que nos ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE), cuantos menos habitantes tiene una localidad, más alta es la media de edad de sus habitantes.
 
Por ello, se hace necesario un nuevo modelo de política que fomente la valorización de nuestro medio rural que está pidiendo a gritos la presencia de mujeres y jóvenes para garantizar su supervivencia. Políticas que garanticen la existencia de servicios sociales, un adecuado desarrollo de las nuevas tecnologías, que promuevan la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, que generen empleo de calidad y que fomenten la incorporación de mujeres y jóvenes a la actividad agraria y al emprendimiento, con la finalidad de crear empleo, riqueza, frenar la despoblación y fijar a sus habitantes.
 
La importancia del medio rural español, que supone casi el 90% de la superficie de España, se traduce en la gestión del territorio, en la producción de alimentos de calidad, en la seguridad alimentaria, en el cuidado de los recursos y del medio natural, en la conservación del patrimonio cultural y arquitectónico, de su historia y tradiciones, que constituye la parte más importante de nuestra identidad.
 
En este contexto, se hace esencial la visibilidad de los casi 6 millones de mujeres rurales españolas que son vitales para la diversificación económica, para la vertebración territorial y para la generación de empleo y riqueza, y para ello deben ser el centro de las políticas de desarrollo rural.
 
Debemos aumentar la participación de las mujeres en el mercado laboral y conseguir su independencia económica, reducir las diferencias retributivas entre mujeres y hombres, impulsar la igualdad en la toma de decisiones, promover el equilibrio entre responsabilidades familiares y profesionales, acabar con la violencia sexista que ataca gravemente a las mujeres del medio rural; así como proteger y ayudar a las víctimas.
 
Son muchos los retos que nos quedan por alcanzar, las mujeres rurales españolas estamos decididas a salvar nuestro medio rural, prueba de ello es que la actividad económica de las mujeres alcanza cada vez mayores porcentajes. En el último año, las emprendedoras rurales han superado a las emprendedoras urbanas, ya que el 54% del emprendimiento ha estado liderado por mujeres rurales frente a un 30% de mujeres urbanas. Sin embargo esta apuesta del colectivo femenino rural se ve frenado por la falta de infraestructuras, comunicaciones deficientes, carencia de nuevas tecnologías, necesidades formativas y una sociedad condicionada por arraigos y mentalidades más tradicionales.
 
En este Día Mundial de la Mujer Rural, queremos animar a las instituciones y a la  sociedad en su conjunto a que nos acompañen en los grandes retos que tenemos por delante, para recuperar el 90% de la superficie española, valorizar nuestro medio rural y fortalecer la presencia y participación de las mujeres rurales en todas las esferas de la sociedad.
 
Por último, no quiero dejar pasar esta ocasión, para felicitar a todas las mujeres rurales españolas, por su coraje, valentía y defensa de sus derechos e intereses que suponen el bienestar de toda la ciudadanía.

Publicado en Entrevistas

Este 15 de octubre se celebra el Día Mundial de las Mujeres Rurales. Una fecha para sacar a la luz las demandas de casi seis millones de mujeres rurales españolas, reconocer su papel en la sociedad rural, en las explotaciones agrarias y potenciar su protagonismo en las nuevas políticas de desarrollo rural.
 
La  Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural, AMFAR, aprovecha esta efeméride para reivindicar que estas políticas de desarrollo rural sirvan para frenar la despoblación y la falta de relevo generacional en el campo, dos graves problemas para nuestros pueblos, y que ponen en el punto de mira a las mujeres como garantía de supervivencia y futuro.

Dos asuntos que centrarán las más de veinte actividades que la Federación ha organizado con motivo del Día Mundial de la Mujer Rural en todo el territorio nacional, desde Almería hasta Lugo, pasando por Ciudad Real, Soria, Castellón, Segovia, Toledo, o Zaragoza, entre otros.
 
Nuestra España rural ha descendido en los últimos tres años a un ritmo de 45.000 habitantes por año. Para la presidenta de AMFAR, Lola Merino, “son necesarias “nuevas políticas que garanticen los servicios sociales, el acceso a las nuevas tecnologías, que promuevan la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, que generen empleo de calidad, que fomenten la incorporación de mujeres al campo y las convierta en líderes del emprendimiento, con la finalidad de crear empleo, frenar la despoblación y el envejecimiento rural”, señala.
 
El medio rural español que supone casi el 90% de la superficie de España, pierde 5 habitantes por hora. Para frenar esta sangría demográfica, Merino reclama mayor participación de las mujeres en los órganos de decisión, facilidades para el empleo, reducir las diferencias retributivas, promover el equilibrio en el reparto de las responsabilidades familiares y profesionales y acabar con la violencia sexista, que ataca gravemente a las mujeres del medio rural, el 60% de las víctimas mortales eran mujeres rurales.
 
Según la presidenta nacional de AMFAR, la despoblación también acarrea serias dificultades de acceso al empleo para la mujer rural española. “El mercado laboral del medio rural se caracteriza por una baja tasa de empleo, que se acentúa en el caso de las mujeres, representadas en rangos salariales entre los 400 y los 1.000 euros, mientras que los hombres lo hacen entre los 1.000 y los 1.400 euros”.
 
El sector servicios es el motor de empleo para las mujeres rurales, ya que emplea al 78% de las mujeres rurales ocupadas, frente a un sector agrario que tan solo ocupa al 2% del total, y donde sólo el 0,3% son menores de 25 años edad.
 
Sin embargo, subraya Merino, “el sector agrario, va ganando lentamente presencia femenina en la titularidad de las explotaciones agrarias, en la que ya alcanza casi el 30% del total”.
 
Son muchos los retos que nos quedan por alcanzar, dice Merino, y las mujeres rurales españolas “estamos decididas a salvar nuestro medio rural, prueba de ello es que el aumento de la actividad económica”. En el último año, las emprendedoras rurales han superado a las emprendedoras urbanas, ya que el 54% del total del emprendimiento ha estado liderado por mujeres rurales.
 
En este Día Mundial de la Mujer Rural, AMFAR anima a las instituciones y a la  sociedad en su conjunto a que nos acompañen en recuperar la vida del 90% de la superficie española, valorizar nuestro medio rural y que las mujeres ocupen el lugar que les corresponde por derecho.

Publicado en Agricultura

En el marco de la celebración del Día Internacional de las Mujeres Rurales, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía colabora con la Asociación de Mujeres de Cooperativas Agro-alimentarias de España (AMCAE) en la organización de la jornada ‘Las mujeres en las cooperativas agroalimentarias’, que tendrá lugar el próximo martes 17 de octubre, a partir de las 10:00 horas, en el Centro de Recepción de Visitantes de Córdoba, con el patrocinio del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) y Caixabank.
Estas jornadas de ámbito nacional pretenden ser un foro de encuentro y debate de la mujer rural y cooperativista, en el que la puesta en común de las experiencias y percepciones de muchas de ellas orienten al establecimiento de nuevas medidas que tiendan a corregir los desequilibrios en materia de género, así como a poner en valor las oportunidades y posibilidades que se abren para la visualización de la mujer rural cooperativa.


En la inauguración de la jornada participarán la presidenta de AMCAE, Jerónima Bonafé Ramis; el director de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Jaime Martínez-Conradi Álamo; y el director de Área de Negocio de Caixabank en Córdoba, Antonio Marcelo García Pino.
Tras el acto de presentación, se desarrollará la mesa redonda ‘Más Mujeres en los Consejos Rectores de las Cooperativas. ¿Qué lo impide?’, en la que intervendrán responsables de cooperativas de distintas zonas de España, concretamente Alicante, Galicia y Ciudad Real. Asimismo, Andalucía estará representada por la cooperativa Nuestra Señora de las Virtudes, de la Puebla de Cazalla (Sevilla).


La situación actual de la Ley de Titularidad Compartida será otro de los focos de atención de la jornada, estando previsto su análisis por Carolina Gutiérrez Ansótegui, subdirectora general de Modernización de Explotaciones del Mapama. Esta norma, aprobada en el año 2011, y con escasa repercusión en Andalucía, tampoco ha tenido a nivel nacional el impacto estimado con su publicación, por lo que en estos momentos se encuentra en el foco del debate.


Por su parte, Carmen Martínez Ramírez y Amparo Martín Fernández, responsables de Igualdad de Oportunidades de Cooperativas Agro-alimentarias de España y de Andalucía, respectivamente, hablarán sobre las líneas de actuación en el fomento de la participación de las mujeres en las cooperativas agroalimentarias.

A continuación, la ponencia ‘Mujeres emprendedoras. Sociedades avanzadas’, a cargo de Lourdes Pastor Martínez, representante de la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres (PALEM), dará paso al acto de clausura, con la presidenta de AMCAE, Jerónima Bonafé Ramis, y el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural en Córdoba, Francisco J. Zurera Aragón

Publicado en Poblaciones

La presidenta de la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR), Lola Merino, ha lamentado que Andalucía siga negando el derecho de la Titularidad Compartida a las mujeres rurales andaluzas. 

La dirigente nacional ha recordado que pasados más de cinco años desde la aprobación de la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias, que reconoce y visibiliza el trabajo de las mujeres en las explotaciones agrarias, “resulta incomprensible que el gobierno andaluz esté negando el ejercicio de este derecho a las mujeres rurales andaluzas, al no poner en marcha el “Registro de Titularidad Compartida” que es la obligación de la comunidad autónoma”, ha manifestado Merino.
 
También ha precisado que, aunque la normativa nacional merece una revisión para alcanzar los objetivos esperados, las comunidades autónomas deben habilitar los mecanismos necesarios para no impedir que las mujeres puedan beneficiarse de las ventajas que les ofrece la Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias, donde ya se han dado de alta 290 mujeres en España.
 
Merino ha abordado este asunto durante su intervención en el I Foro Nacional Business Agro “Mujeres Agroprofesionales. Por la Igualdad de Oportunidades” organizado por Siete Agromarketing y e-Comercio Agrario que ha tenido lugar en la sede de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural en la capital hispalense.
 
La desigualdad laboral en el sector Primario ha sido otro de los aspectos destacados por la presidenta de AMFAR, quien recordaba que sólo el 19% de las explotaciones agrarias andaluzas tienen como jefa a una mujer, frente a un 81% de hombres.
 
“El futuro del medio rural depende del papel que desempeñen las mujeres y los jóvenes en el presente. Tenemos la responsabilidad, - ha dicho Merino - de sumar esfuerzos para que las bajan cifras de participación cambien y podamos alcanzar una plena igualdad de oportunidades”.
 
El Foro ha contado con más de 200 asistentes, directivos de las organizaciones agrarias y cooperativas, profesionales del sector, empresarios y emprendedores de toda la cadena agroalimentaria, con el objetivo de impulsar un espacio de diálogo y networking que ha incluido tertulias, ponencias y entrevistas.
 
El liderazgo femenino como herramienta de igualdad de oportunidades y representación en el sector agroalimentario, el emprendimiento y la innovación han sido los ejes en torno a los que ha girado el encuentro.

Publicado en El Vino

AMFAR Zaragoza, (Asociación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural), ha impartido un Curso de Comercio Electrónico para facilitar la labor de las mujeres rurales que quieran emprender on line en el que han participado una veintena de mujeres de diferentes localidades de la provincia.

“Las mujeres rurales deben aprovechar todos los recursos emergentes de las nuevas tecnologías de la comunicación para desarrollar su talento, ser más competitivas e incluso crear su propio puesto de trabajo”,  afirma Chelo Aznar, presidenta de AMFAR Zaragoza y el e-commerce o comercio electrónico es una herramienta necesaria para poder comercializar desde casa.
 
Esta actividad formativa cuenta con la financiación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y se desarrolla dentro del Programa para la Inserción Sociolaboral de las Mujeres en el Ámbito Rural organizado por AMFAR (Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural).
 
Además, AMFAR Zaragoza  ha celebrado una Jornada informativa sobre los Trámites a seguir en Herencias y Sucesiones, que despertó un gran interés entre sus afiliadas. Se trata de un tema muy demandado en la organización y que atrajo la presencia de casi un centenar de asociadas. “Desde AMFAR, trabajamos para acercar la información al mundo rural, y en particular, la de asuntos que atañen a la mayoría de las familias, como son la herencias o las sucesiones”, indicó Aznar.

Publicado en Agricultura

Para fomentar el asociacionismo y la igualdad de oportunidades, AMFAR ha organizado un encuentro de asociaciones de mujeres en Zaragoza, y la celebración de Asambleas en Guadalajara y Valencia.
 
La reivindicación y el recuerdo a las víctimas de violencia de género llega de la mano de AMFAR Toledo, que tiene prevista una concentración en la capital regional. Las delegaciones de AMFAR Soria y Ávila participan en homenajes y lecturas de manifiestos.
 
Las nuevas tecnologías de la comunicación tendrán un especial protagonismo en las actividades de AMFAR Almería, donde se presentará una nueva herramienta web para la formación online de las mujeres rurales.
 
El acto central de AMFAR Ciudad Real tendrá lugar este martes, 7 de marzo, en Socuéllamos, con una jornada sobre “Empoderamiento Femenino en el Ámbito Rural”, que reunirá a más de un centenar de mujeres.
 
Dicha jornada abordará la presencia y participación femenina a través de las redes sociales, su papel en las empresas familiares agrarias y la mujer como motor de inclusión social, y contará con la participación de la presidenta nacional de AMFAR, Lola Merino, del presidente local de ASAJA, Pedro Alcolea, y de la alcaldesa de Socuéllamos, Pruden Medina. 
 
8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer
 
AMFAR se suma al mensaje elegido este 2017 por Naciones Unidas para conmemorar el Día Internacional de la Mujer: “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”.
 
La Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR), organización de ámbito nacional creada en 1991, se ha sumado a la celebración de este Día desde sus comienzos, con el objetivo de defender la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres del medio rural español, donde las diferencias de género se hacen más evidentes.
 
En su trayectoria, AMFAR ha llevado a cabo una gran labor asociativa, fundamental para alcanzar la igualdad de oportunidades. Conseguir esa igualdad, apunta Lola Merino, “pasa necesariamente por superar las brechas en materia de empleo y emprendimiento, facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar o mejorar el conocimiento de la situación de los seis millones de mujeres rurales españolas”.
 
El mercado laboral del medio rural se caracteriza por una baja tasa de empleo, que se acentúa en el caso de las mujeres, representadas en rangos salariales entre los 400 y los 1.000 euros, mientras que los hombres lo hacen entre los 1.000 y los 1.400 euros. En España, las mujeres tienen que trabajar 109 días más al año, para terminar cobrando lo mismo que los hombres.
 
A esta situación hay que añadir que las mujeres tienen una doble brecha laboral, ya que cobran un salario por hora inferior a los hombres, y además, siguen trabajando mayoritariamente a tiempo parcial, un 27% de los contratos femeninos frente al 8% de los contratos masculinos. Pero es que además, las mujeres se concentran en ocupaciones en las que las oportunidades de formación y de carrera profesional son más limitadas.
 
Desde AMFAR consideramos fundamental que las mujeres rurales cuenten con el apoyo y el compromiso de políticas que permitan que el espíritu emprendedor de este colectivo se convierta en realidad, especialmente en un territorio rural como el nuestro, despoblado, envejecido y masculinizado.
 
Para AMFAR también resulta fundamental afianzar la aplicación de la Ley de Titularidad Compartida en las explotaciones agrarias, promover la incorporación de las mujeres a la agricultura y la ganadería, así como a puestos de responsabilidad en cooperativas, organizaciones profesionales agrarias o grupos de acción local, y apostar por la incorporación de la mujer al desarrollo rural.

Publicado en Agricultura

La presidenta nacional de AMFAR, (Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural), Lola Merino, ha participado este fin de semana en las IV Jornadas Agrícolas de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de la Villa de Urda (Toledo).

La responsable de AMFAR hizo un repaso a la situación de la agricultura en Castilla-La Mancha, “un sector estratégico” para nuestra comunidad autónoma, dijo, teniendo en cuenta el peso económico y social de esta actividad, así como la idiosincrasia de esta región, eminentemente rural y agraria.
 
Merino destacó la importancia de la presencia femenina en el sector agrario, y la necesidad de visibilizar el trabajo que desempeñan las mujeres en las explotaciones agrarias. “Mujeres y hombres debemos trabajar de manera conjunta para lograr el merecido reconocimiento a las mujeres que trabajan en el  campo y soportan una gran carga de asistencia social en el medio rural cuidando de los mayores, enfermos, discapacitados y niños”.   
 
Merino presentó las principales líneas de actuación de AMFAR, una Federación Nacional de Mujeres Rurales con una trayectoria de más de veinte años defendiendo la igualdad de las mujeres rurales en todos los ámbitos socioeconómicos, ya que en el mundo rural las discriminaciones femeninas están más acentuadas, explicó Merino.
 
La jornada contó también con la participación de la presidenta de ASAJA Toledo, Blanca Corroto y del alcalde de Urda, Manuel Galán.

Publicado en Agricultura

La presidenta de la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural, AMFAR, Lola Merino, ha abordado hoy en Madrid el papel de las mujeres emprendedoras en el ámbito rural, en el marco del Foro ‘España en Femenino’ organizado por el diario ABC, que ha contado con la participación de la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, y de la presidenta editora de ABC, Catalina Luca de Tena.

En su turno de palabra, la dirigente de AMFAR ha querido destacar el papel de las mujeres emprendedoras en los últimos años, “que está alcanzando un protagonismo cada vez mayor en la economía rural”. En este entorno, ha dicho Merino, el 54% de las personas que deciden emprender un negocio son mujeres, frente a un 46% de hombres, mientras que si hablamos del mundo urbano el porcentaje de mujeres empresarias desciende hasta el 30%, frente al 70% de hombres.
 
Casi el 80% de las empresarias rurales españolas son autónomas, unas 370.000 en total, y apuestan por poner en marcha iniciativas empresariales que ofertan productos o servicios de los que carece su entorno.
 
Debemos rendir homenaje, ha dicho, a estas mujeres “valientes que han decidido desarrollar su actividad en el medio rural, y que el 14% de éstas lo hagan en el sector agrario, que reclama el rejuvenecimiento y la incorporación femenina”.
Publicado en Agricultura

 La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, se reúne mañana viernes, 14 de octubre, a las 13,30 horas en un almuerzo de trabajo con 400 mujeres rurales de la provincia de Ciudad Real para celebrar el Día Mundial de la Mujer Rural organizado por AMFAR, la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural, en el Restaurante Los Desmontes de Membrilla.
 
Este encuentro de trabajo estará encabezado por la presidenta nacional de AMFAR, Lola Merino, quien ha afirmado que “las mujeres juegan un papel esencial en la sostenibilidad del medio  rural español”, ya que suponen el 48,9% de la población de las zonas rurales y ejercen funciones de vital importancia para el mantenimiento de estos territorios. “Se necesita, apunta la presidenta de AMFAR, del arraigo femenino y para ello es imprescindible la creación de empleo, promover la incorporación y la permanencia de las mujeres en el mercado laboral y facilitar medidas fiscales para el emprendimiento en el medio rural”.

En los últimos años, y según datos del Ministerio de Agricultura, hemos asistido a un éxodo de población desde las zonas rurales hacia las urbanas, como consecuencia de la falta de oportunidades laborales que presentaban los núcleos de población más pequeños.

Esta emigración, que ha estado protagonizada predominantemente por mujeres, y jóvenes, ha dejado preocupantes índices de masculinización en el medio rural, que se elevan hasta el 104,13%, seis puntos por encima del índice nacional situado en 98,01%.

A la masculinización se une el problema del envejecimiento de la población rural, cuya tasa alcanza el 17,1%. Este envejecimiento de la población conlleva la convivencia en los hogares con personas dependientes, lo que repercute en la carga de trabajo de las personas cuidadoras, que por norma general son las mujeres, disminuyendo sus posibilidades de participación laboral, política o social.
 
El empleo, el gran reto de las mujeres rurales
 
Según la presidenta nacional de AMFAR, Lola Merino, “el empleo es uno de los grandes retos a los que se enfrenta la mujer rural española”. “El mercado laboral del medio rural se caracteriza por una baja tasa de empleo, que se acentúa en el caso de las mujeres, representadas en rangos salariales entre los 400 y los 1.000 euros, mientras que los hombres lo hacen entre los 1.000 y los 1.400 euros”.
 
El sector servicios es el motor de empleo para las mujeres rurales, ya que emplea al 78% de las mujeres rurales ocupadas, frente a un sector agrario que tan solo ocupa al 2% del total, y donde sólo el 0,3% son menores de 25 años edad.
 
Sin embargo, subraya Merino, “el sector agrario, va ganando lentamente presencia femenina en la titularidad de las explotaciones agrarias, en la que ya alcanza casi el 30% del total.
 
REIVINDICACIONES DE AMFAR
 
Con este panorama sobre la mesa, AMFAR quiere aprovechar el Día Mundial de la Mujer Rural para sacar a la luz las principales demandas de la mujer rural del siglo XXI.

Por una parte, sigue haciendo falta una inversión importante en servicios sociales en las zonas rurales que permitan a las mujeres tener su propio desarrollo personal y profesional. Hasta la fecha siguen siendo las mujeres las que arriesgan su independencia económica para cuidar a los dependientes de la familia: niños, enfermos, ancianos o discapacitados.

En segundo lugar, es imprescindible seguir apostando por la formación de las mujeres rurales para que puedan tener una buena capacitación para emprender o para el autoempleo. A día de hoy, nuestras zonas rurales sufren de despoblación, envejecimiento y desempleo. Y es necesaria la apuesta de las mujeres para paliar los efectos de estos problemas.

En  tercer lugar, y coincidiendo con el quinto aniversario del reconocimiento de la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias. AMFAR reivindica una mayor implicación de las Comunidades Autónomas. A nuestro juicio, es la administración regional la que debe dar el impulso que le falta a esta figura jurídica con el objetivo de conseguir que las mujeres puedan visibilizar y profesionalizar su trabajo en el campo y lograr la plena igualdad de derechos y oportunidades entre los profesionales del sector.

Los últimos datos del Ministerio de Agricultura, a fecha 1 de agosto de 2016, indican que en estos cinco años, sólo 200 mujeres se han dado de alta en total en España en la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias. Casi la mitad de ellas (90) pertenecen a Castilla y León y 54 a Castilla-La Mancha, lo que además evidencia que la implantación en el resto de las comunidades ha sido prácticamente insignificante.

Publicado en Agricultura
Hoy se cumplen cinco años del reconocimiento de la Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias. Una norma que fue publicada en el BOE el 4 de octubre de 2011, a través de la Ley 35/2011, y entró en vigor en enero de 2012. Esta nueva Ley dio respuesta a una reivindicación histórica de AMFAR (Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural) en favor de las mujeres del sector agrario español. Gracias a esta legislación, las mujeres de agricultores y ganaderos pueden tener sus prestaciones sociales propias y ver reconocido jurídicamente el trabajo que realizan en la explotación familiar agraria. Un trabajo que hasta el 4 de octubre de 2011 era calificado de “ayuda familiar” en la explotación agraria, por la relación familiar que la mujer, en este caso la esposa, tenía con el titular de la explotación. Para AMFAR, este nuevo escenario normativo constituyó todo un hito histórico, ya que supuso la creación de un marco legal y una nueva figura jurídica que permitía reconocer el trabajo “invisible” que realizaban las mujeres; así como profesionalizar su trabajo, apoyar la agricultura familiar, incentivar la participación femenina en el sector y en las organizaciones agrarias y mejorar la calidad de vida del medio rural. Qué reconoce la Ley La Ley de Titularidad Compartida permite que en las explotaciones agrarias donde hasta ahora había sólo un titular, pueda haber dos: la mujer y su cónyuge. De esta manera, esta explotación pasa a ser una unidad económica o una sociedad limitada, donde los dos titulares comparten la titularidad al 50%, así como los beneficios, los deberes y el trabajo de esa explotación. Para poder acceder a la titularidad compartida es necesario estar dado de alta en la Seguridad Social, ejercer la actividad agraria y trabajar en la misma de modo directo y personal, así como residir en el mismo ámbito territorial que la explotación. ¿Qué supone compartir la titularidad de una explotación? En primer lugar, la Ley otorga la condición de “prioritarias” a aquellas explotaciones que sean de titularidad compartida, lo que significa tener un carácter preferente a la hora de recibir ayudas y subvenciones. En segundo lugar, los beneficios de la explotación, las subvenciones y ayudas directas, etc., se reparten al 50% entre los dos titulares. Otro beneficio que otorga este sistema es que ambos titulares tendrán la condición de beneficiarios directos para recibir las ayudas de la PAC. Y por último, la ley otorga a las mujeres tener preferencia en actividades de formación y asesoramiento en temas agrarios. Trayectoria de la Ley de la Titularidad Compartida Cabe recordar que del total de titulares de explotación agraria, el 69,53% son hombres y el 30,47% son mujeres. En cambio, del total de cónyuges de titulares de explotaciones, el 30,59% son hombres, frente al 69,41% que son mujeres. Así los datos, la puesta en marcha de esta Ley auguraba buenas expectativas. Se esperaba que miles de mujeres se acogieran rápidamente a esta nueva figura legal para poder empezar a disfrutar de sus prestaciones sociales y laborales. Sin embargo, la realidad ha sido bien distinta. Según AMFAR, la Ley se ha encontrado con una serie de obstáculos que dificultan la incorporación de las mujeres rurales con la titularidad compartida de la explotación agraria. A juicio de la presidenta nacional de AMFAR, Lola Merino, existen dos problemas esenciales. Por una parte, la falta de información, “son muy pocas las mujeres que conocen esta nueva legislación y las repercusiones económicas que tendrían para ellas”, y por otra, “la gran diversidad de normativa regional y la poca implicación de las Comunidades Autónomas han permitido que esta Ley quede en el fondo del cajón sin que beneficie a las mujeres del campo, que era su objetivo prioritario”. Sin ir más lejos, todavía hay dos comunidades autónomas en las que no es posible la Titularidad Compartida como es el caso de Canarias y Madrid; frente a otras regiones en las que sí existe, pero en las que los requisitos y los beneficios son muy diferentes. Así, tenemos comunidades autónomas que incentivan la incorporación de las mujeres con subvenciones, frente a las que ofrecen bonificaciones a la Seguridad Social, y otras en las que no ofrecen ningún tipo de ayuda. Se recogen también diferencias muy dispares en el límite de edad, en unas regiones las beneficiarias pueden tener hasta 40 años y en otras hasta 50. “Todos estos factores no contribuyen al correcto desarrollo de la Ley, que reclama una revisión de criterios y una mayor implicación por parte de los gobiernos regionales que permita adaptarla a la realidad social y económica del momento y por tanto, la incorporación de las mujeres”, señala Merino. Panorama actual Los últimos datos del Ministerio de Agricultura, a fecha 1 de agosto de 2016, indican que en estos cinco años, sólo 200 mujeres se han dado de alta en total en España en la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias. Casi la mitad de ellas (90) pertenecen a Castilla y León y 54 a Castilla-La Mancha, lo que además evidencia que la implantación en el resto de las comunidades ha sido prácticamente insignificante como se detalla en el cuadro adjunto. Con este panorama, “AMFAR está ultimando las dificultades a las que se enfrentan las mujeres para darse de alta en esta figura jurídica, encontrar soluciones y hacerlas llegar a las Comunidades Autónomas con el objetivo de conseguir que las mujeres puedan visibilizar y profesionalizar su trabajo en el campo y lograr la plena igualdad de derechos y oportunidades entre los profesionales del sector”, afirma Merino.
Publicado en Agricultura
Página 1 de 3